Desde hace décadas animalistas, conservacionistas y personas del común se han enfrascado en una discusión sobre la necesidad de la existencia de los zoológicos. Si bien algunos de estos lugares se convierten en espacios para que especies en peligro encuentren un lugar seguro para su supervivencia, son pocos los que tienen como eje central tal objetivo. Mientras que son numerosos los casos de zoológicos en los que el maltrato y malas condiciones de vida para los animales son el común denominador. (Vea: Conozca el zoológico de la muerte)

Este debate volvió a la luz pública esta semana gracias a un video colgado el YouTube. En este un pequeño de 2 años llamado Isaiah, mientras visitaba el zoológico de Columbus, encuentra a un primate de su misma edad y juega con él a las escondidas, esto a pesar de que el pequeño gorila se encuentra confinado detrás de un vidrio a un área no mayor a los 10 metros cuadrados.




El video ha generado una gran reacción en redes sociales donde el cuestionamiento general es ¿por qué el gorila tiene que estar sufriendo del cautiverio cuando se ve que los seres humanos no somos tan distintos de los animales?

Aquí sale a flote el problema subyacente a la existencia de los zoológicos, y es que cada país, incluso cada estado al interior de estos, tiene autonomía para legislar sobre estos lugares o incluso no existen leyes que aborden el tema animal y por tal razón es poco lo que se ha podido lograr.

Sin embargo, iniciativas como el Bioparc de Valencia en España (Vea: ¿En qué consiste la zoo-inmersión?) o algunos santuarios en China arrojan un poco de luz sobre este tema recreando las condiciones de vida silvestre para los animales olvidando los fosos y las jaulas para siempre.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.