Una ballena jorobada protegió a la bióloga marina Nan Hauser de un tiburón tigre, durante una expedición que adelantaba en las Islas Cook, en el Pacífico Sur.

Le puede interesar: Nadando con las ballenas

El cetáceo de 22 toneladas empezó a empujarla y a esconderla bajo su aleta para sacarla del agua sin que Hauser se hubiera percatado de que un tiburón merodeaba cerca de ella.

Esta bióloga lleva 28 años protegiendo a la especie que intentó salvarla a ella también.

Le recomendamos: Turismo con ballenas: ellas también necesitan vacaciones

Fueron cerca de 10 minutos los que duró la especie moviéndose hasta que logró que la bióloga estuviera sobre la plataforma del barco en que venía. Este curioso hecho se presentó en octubre del año pasado y Nan Hauser cree que es el primer caso registrado de este acto de las ballenas jorobadas por un humano.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.