Ángel Mesa, alcalde de El Bagre.

No se sabe cuántos niños mineros hay en El Bagre. Según el alcalde de ese municipio, Ángel Mesa Castro, “se trata de un fenómeno muy complejo de cuantificar porque el pueblo está en el corazón del Bajo Cauca antioqueño. Somos 77.000 mil habitantes, tenemos cinco municipios mineros alrededor y realmente hay espacios a los que no podemos acceder. Sin embargo, calculamos que entre 10.000 y 15.000 niños pueden de una u otra forma llegar a eso por la necesidad que conlleva la transición de economía que está viviendo la región”.

Para este médico de profesión, la solución a esta problemática pasa por una transformación estructural de la economía del municipio. “Uno como alcalde no puede hacerlo solo, pero sí puede intervenir las cosas determinantes como educación, salud y productividad. Tenemos que entender que aunque el oro es la esencia del Bajo Cauca, es importante empezar a desarraigar esa vocación y crear una alternativa diferente de productividad y construir economías autosuficientes en el tiempo”.

Ante la magnitud del reto que se propone, Mesa dice que hay que comenzar el trabajo por los más pequeños. “Un niño que trabaja en la minería no tiene garantizados todos sus derechos. Por eso sacarlos de esa actividad es el comienzo de un cambio. La mejor manera de hacerlo es vinculándolos en procesos integrales de educación para que desarrollen todas sus potencialidades.  Queremos niños sanos desde lo mental hasta lo físico, hay que tratar de que reciban lo mejor y que se les respeten los derechos para proteger ese tesoro que es nuestra herencia”.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.