Foto: AFP.
;
AFP

Asegurar a los indígenas de la Amazonía de Bolivia, Brasil y Colombia la tenencia de sus tierras brinda beneficios económicos y climáticos que pueden superar el billón de dólares, según un estudio al que accedió AFP este jueves.

"Las tierras indígenas con tenencia asegurada pueden reducir la deforestación y absorber el carbono, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudando a frenar el cambio climático", indicó la ONG World Resources Institute (WRI) 

Según el informe, la rentabilidad de asegurar a los indígenas sus territorios en Brasil oscila entre 523.000 millones de dólares a 1,165 billones de dólares en las próximas dos décadas, "teniendo en cuenta los beneficios globales del carbono y la conservación del ecosistema", como agua limpia, conservación de suelos, polinización, biodiversidad y control de las inundaciones. (Vea: “Al Estado no le cabe el mundo indígena en la cabeza”

En tanto, en Bolivia fluctúa entre los 54.000 a 119.000 millones de dólares, y en Colombia, de 123.000 a 277.000 millones de dólares en los próximos 20 años, agrega el documento, titulado "Beneficios para el clima, costos de tenencia: argumentos económicos para asegurar los derechos de las tierras indígenas".

"Hay una clara motivación económica en asegurar que los pueblos indígenas tengan derechos seguros sobre sus tierras. Garantizar la tenencia de la tierra no solo es lo correcto, es una de las estrategias de mitigación del cambio climático más rentables del mundo", dijo el presidente de WRI, Andrew Steer, citado en un comunicado.

El texto estima que, de proteger la posesión de los territorios de los aborígenes, en 20 años se podrían evitar 31,76 toneladas de carbono anualmente en Brasil, lo equivalente a "retirar más de 6,7 millones de automóviles de las carreteras al año". 

En Bolivia serían 8,04 toneladas y en Colombia 3,01 al año. "En caso de que los pueblos indígenas de estos países no mantuviesen la tenencia de sus tierras segura, las emisiones de CO2 de cada país serían mayores, alrededor del 9% más al año en Bolivia y un 3% más al año en Brasil y Colombia", advierte. (Vea: Los indígenas Inga, un pueblo que combate el cambio climático)

Uso razonable de recursos

Los beneficios fueron calculados a partir de un "descubrimiento" de la organización internacional: cuando las comunidades indígenas tienen asegurados sus derechos sobre la tierra, las tasas de deforestación y las emisiones de carbono en esos territorios "a menudo descienden significativamente". 

En los tres países la tasa de deforestación anual promedio fue "significativamente" menor en bosques indígenas con tenencia segura que en lugares sin tenencia segura. En territorio boliviano fue un 35% menos, en el brasileño  40% y en colombiano 50%.

"Las comunidades indígenas y locales tienen una larga historia en el uso razonable de los recursos naturales, así como en la adaptación al cambio climático de forma integral y sustentable", explicó Naoko Ishii, director ejecutivo y presidente del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), citado en el comunicado.

Los costos para fijar los derechos sobre los territorios indígenas en Amazonas representan menos del 1% de los beneficios económicos totales, advierte el documento.

Pese a la rentabilidad, las comunidades indígenas de todo el mundo tienen una tenencia segura de solo el 10% de sus tierras, afirma.

El estudio sostiene que los países del mundo "pueden frenar la deforestación y reducir las emisiones haciendo inversiones de bajo costo y con grandes beneficios para asegurar los derechos de la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales".

"Los gobiernos nacionales deben tomar nota –y actuar con rapidez– para asegurar las tierras indígenas e incorporar los derechos a la tierra en sus estrategias y compromisos relativos al cambio climático en el Acuerdo de París", dijo Steer.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.