Con las nuevas tecnologías cada vez más personas utilizan aplicaciones digitales para manejar sus vidas, y eso también incluye su alimentación. A diario surgen apps para hacer mercado, pedir domicilio, planear menús o escoger restaurantes.

Sin embargo, aun existen muy pocas que ayuden a los usuarios a reducir el desperdicio de comida. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) cada año se desechan 1.300 millones de toneladas de alimentos en el mundo. Una realidad avergonzante, pues al mismo tiempo 870 millones de personas pasan hambre todos los días.

En contexto: Cada año se desperdician 1300 millones de toneladas de comida

En ese contexto surge Eat´n Save, una novedosa aplicación que conecta a las personas con los establecimientos gastronómicos y comerciales que ofrecen comida a un menor costo. Eduardo Manzanera, gerente de la empresa, explica en qué consiste esta iniciativa.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cómo surgió esta idea de negocio? ¿Cuáles fueron los modelos que los inspiraron?

Eduardo Manzanera: Somos un grupo de 5 amigos inconformes con esta aterradora realidad, pero convencidos de que los grandes cambios son la sumatoria de pequeños esfuerzos. Decidimos apostarle a la creación de una solución innovadora, incluyente y sostenible que permite generar un verdadero impacto social y ambiental.

Eat´n Save es una nueva forma de alimentarse responsablemente, dándole a la comida su verdadero valor. A través de nuestra plataforma, les permitimos a los usuarios comprar los platos de comida que los restaurantes no pudieron vender al cierre de la jornada, a un costo menor que el precio habitual. La gente podrá acceder a platos de primera calidad, cuidando su bolsillo y ayudando al medio ambiente.

Entendimos y aprendimos de las buenas prácticas de países europeos como Dinamarca, Reino Unido, Francia y España. Vimos que el modelo es perfectamente aplicable en el país, más aún si tenemos en consideración que hay cinco millones de personas en Colombia que viven bajo la línea de la pobreza y un mundo de comida que se tira a la basura.

S.S.: ¿Cuál es su papel en el proceso de aprovechamiento de los alimentos?

E.M.: Nuestra labor genera ganancias no estimadas a los establecimientos, precios inigualables en el mercado para los usuarios y por último, pero no menos importante, un gran beneficio para el medio ambiente.  

Puede leer:Un supermercado especialista en comida vencida

S.S.: ¿Por qué se interesaron por el tema del desperdicio de comida?

E.M.: Nos parece ilógico que diariamente 25.000 personas mueran en el mundo por hambre, mientras al mismo tiempo se está desperdiciando la tercera parte de lo que se produce. La visión de Eat´n Save es la de un mundo en donde la comida que se produce sea comida que se consume.

S.S.: ¿Cuándo empezará a funcionar esta iniciativa?

E.M.: Estaremos disponibles en el mercado en menos de dos meses.  Hemos venido trabajando en el desarrollo de la plataforma para ofrecerle a nuestros usuarios y aliados la mejor oferta posible. Estamos en negociaciones con reconocidas marcas del país en temas de alimentos.

S.S.: ¿Cómo llegaron al mundial de emprendimiento que organiza Chivas-Venture?

E.M.: De todos los emprendimientos inscritos a nivel nacional, fuimos seleccionados dentro de los cinco mejores en Colombia. Realmente fue sorprendente para nosotros estar en esa instancia. Simplemente nos inscribimos y a comienzos de enero del 2018 nos llamó la directora de Relaciones Públicas de Pernod Ricard para decirnos que estábamos entre los  finalistas. El día del concurso fue aún más gratificante, pues estábamos compitiendo con empresas con años de experiencia, más de un millón de dólares en facturación anual, que se habían visto beneficiadas en rondas de inversión, premiaciones y reconocimientos de todo tipo, mientras que nosotros ni siquiera habíamos salido al mercado. Fue una muestra de que vamos por buen camino.

Le recomendamos:Creatividad británica para acabar con el desperdicio de comida

S.S.: ¿Qué expectativas tienen con este proyecto? ¿Hay interés del sector gastronómico para hacer frente al desperdicio de comida?

E.M.: Expectativas de crecimiento, todas. Por una sencilla razón: hoy en día no existe ningún país en el mundo en el que no se desperdicie comida. Tenemos una escalabilidad global y podemos solucionar el mismo inconveniente en cualquier rincón del mundo. Queremos ser pioneros en Latinoamérica y el Caribe con el modelo de cero desperdicios y la generación de una tendencia de consumo responsable, en el que todos los actores gastronómicos que quieran estar en la plataforma lo pueden hacer de forma fácil. Los locales controlan su stock y deciden cuándo publicar sus ofertas y por cuánto tiempo estarán disponibles.

S.S.: ¿Es rentable el negocio del aprovechamiento de los alimentos?

E.M.: No solamente es rentable, también es sostenible y tiene un gran potencial global de crecimiento. Los alimentos que no se aprovechan no solo son alimentos perdidos, también son trabajos, salarios y toda una economía perdida. Nosotros buscamos rentabilizar y generar beneficios inclusivos a partir de lo que actualmente es considerado como una pérdida por la mayoría de actores de la cadena, mostrando que los conceptos de rentabilidad y responsabilidad no son excluyentes.