Lago de Tota.

En el año 2012 la Red Mundial de Humedales catalogó al lago de Tota, ubicado en Boyacá, como uno de los ecosistemas más amenazados del planeta.

Entre las principales causas para su detrimento se contaban las malas prácticas alrededor de los cultivos de cebolla junca y de truchas enjauladas, cuyos desechos eran recibidos por la cuenca, además de la deforestación en las zonas altas del páramo dedicadas a la agricultura.

Es por esto que durante el  III Encuentro Regional celebrado en este lugar, la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), Luz Elena Sarmiento, anunció que el gobierno nacional destinará un presupuesto de 40 mil millones de pesos para proyectos encaminados a la conservación, restauración y manejo sostenible del lago de Tota.

Esta es una política integrada de la actual administración, que queda inscrita en un documento Conpes en el cual participaron los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible; Vivienda, Ciudad y Territorio; Comercio Industria y Turismo; y Agricultura y Desarrollo Rural.

Otras entidades como Corpoboyacá, el Departamento Nacional de Planeación (DNP), la Autoridad Nacional de Agricultura y Pesca (Aunap), el Instituto Nacional de Desarrollo Territorial (Incoder), la Unidad de Planificación Rural y Agropecuaria (Upra) y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) participaron en la elaboración de este documento.

Durante el evento, la ministra aseguró que una de las grandes prioridades de la actual administración es el tema ambiental en Boyacá.

Otro de los anuncios importantes de la jornada, fue la elaboración de una propuesta jurídica y técnica por parte de la cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que propone elevar a esta cuenca a sitio Ramsar.
Los sitios Ramsar son aquellos humedales que obtienen un estatus de importancia internacional, y los cuales están protegidos bajo la Convención Ramsar un “tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos”, lo cual pondría diversas restricciones a las actividades productivas que se realicen alrededor del lago.

En adición a esto, el  MADS gestiona el Programa de Asistencia Técnica para el Lago de Tota, por 7900 millones de pesos, una iniciativa del Proyecto de Cooperación Internacional Gobierno de Colombia y la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD ). 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.