Google C.C.

Una especie de colmena en la que oficinas, ciclovías, plazas, restaurantes y espacios para hacer ejercicio, comparten armoniosamente el mismo lugar con árboles y jardines. Es es la ambiciosa apuesta de Google por borrar los límites existentes entre la naturaleza y las construcciones en lo que será su nuevo cuartel general en Mountain View, California. El proyecto, una vez finalizado, será una especie de mini-ciudad ubicada dentro de enormes invernaderos con forma de cúpula. 

Los encargados del novedoso proyecto llamado "Google North Bayshore", son el famoso arquitecto Thomas Heatherwick y la firma Bjarke Ingels Group (BIG). En la nueva sede los espacios sociales estarán ubicados dentro de inmensos pabellones translúcidos que servirán para dejar pasar el aire y luz natural y controlar el clima interior de las estructuras. Estas a su vez permitirán el crecimiento de una gran cantidad de vida vegetal e incluso lograran la conservación y el mejoramiento de los hábitats ya existentes, como las madrigueras de las aves.

Google luego de dar a conocer el proyecto dejó en claro que su idea es no volver a construir edificios en materiales como cemento o ladrillos y que por tal razón creará "estructuras conformadas por ligeros bloques que se moverán con facilidad (...) habrá árboles y jardines que rodearán cada estructura con el fin de borrar los límites existentes entre una construcción y la naturaleza".

Otra de las novedades de la sede del gigante del internet será que su cuartel general estará abierto al público. A diferencia de Apple o Amazon, que mantienen sus oficinas completamente vigiladas y lejos de cualquier personas, Google aseguró que cualquier transeúnte podrá visitar su sede sin necesidad de estar trabajando en la empresa, ya que una de las ideas del proyecto es poder otorgar lugares para disfrutar de la naturaleza y áreas verdes a todos los habitantes y familias del área.

El arquitecto danés Bjarke Ingels, director del estudio arquitectónico BIG, señaló respecto al proyecto que "Sillicon Valley ha sido el motor de la innovación que nos llevó a la evolución y desarrollo tecnológico, pero la mayoría de estos logros han sido a nivel digital, es por esto que nos propusimos a crear un entorno con espacios adaptables e inteligentes que la gente pueda disfrutar".

"Todo en Silicon Valley se ha convertido en estacionamientos. Estamos tratando de revertir este proceso y volver a traer a la vida algunas de las cualidades naturales que han estado allí en primer lugar", añadió Ingels. 

Una apuesta que demuestra que la tecnología, la innovación y el desarrollo son conceptos que no tienen que reñir con la naturaleza y el medio ambiente. La flexibilidad y la arquitectura sostenible pueden ser la respuesta en una era en la que todo está en constante cambio. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.