*Directora ejecutiva, Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS).

En la pasada COP21 de París, se evidenció una preocupación generalizada por combatir los efectos adversos del cambio climático. El Acuerdo de París resultante de la COP21 fue oficialmente ratificado el pasado 22 de abril y tiene como objetivo ayudar al mundo a abandonar los combustibles fósiles, cumplir la meta de cero emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) a partir de 2050 y detener el calentamiento global por debajo de dos grados centígrados.

En el marco de estas negociaciones un grupo de 187 países, incluido Colombia, presentaron compromisos específicos que serán revisados cada cinco años a partir del 2018, con el fin de lograr ajustes y metas de reducción de emisiones de GEI cada vez más exigentes. Dado el aporte que puede hacer el sector de la construcción a combatir el cambio climático, cabe esperar que el acuerdo cambie las prioridades de desarrollo de la industria de la construcción y se consolide lo que el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) ha denominado una Agenda 2030 para el sector.

En el ejercicio de agregación de las curvas sectoriales colombianas de mitigación de emisiones de GEI se encontró que las edificaciones son responsables de 3% del total de las emisiones de GEI nacionales. Si bien el porcentaje para “edificaciones” no es hoy muy alto, el incremento de la temperatura, la proyectada mejora en el nivel de ingresos de los hogares y empresarios, y sus preferencias, pueden llegar a traducirse en edificaciones con mayores consumos.

Ante los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París adquirirán mayor importancia los proyectos de eficiencia energética, de generación de energías limpias, el transporte eficiente, las empresas con modelos de producción bajos en carbono, el desarrollo urbano sostenible, la arquitectura bioclimática, la construcción sostenible, entre otros aspectos.

En esta Agenda 2030 de Construcción Sostenible también se reconoce la necesidad de políticas para renovar las edificaciones ya construidas (retrofit), introducir criterios para materiales y mejores técnicas de diseño y construcción, innovación, diseño integrativo, modelaciones energéticas, urbanismo sostenible y en general promover políticas para lograr ciudades más sostenibles y adaptadas al cambio climático, en particular frente al reto que exige la creciente urbanización y el crecimiento del sector de la construcción para los próximos años.

Los programas priorizados en la agenda del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio de 2016, bajo lineamientos de gradualidad y factibilidad, contemplan, por un lado, la adopción y acciones de control y seguimiento a la Resolución 549/15 que expidió la Guía para el ahorro de agua y energía para nuevas edificaciones. Esta normativa será de obligatorio cumplimiento para Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín a partir del 10 de julio de 2016, y estas ciudades tienen pendiente definir los incentivos (económicos, financieros y tributarios) para facilitar la masificación de su cumplimiento.

Por otro lado, el Ministerio de Vivienda estará promoviendo sistemas de información integral de la construcción sostenible, la evaluación de pilotos de ahorro con eco-tecnologías, un documento Conpes de Edificaciones Sostenibles, la formulación de criterios de cambio climático para la implementación en instrumentos de ordenamiento territorial y la inclusión de criterios de sostenibilidad ambiental y cambio climático en proyectos de desarrollo urbano, infraestructura y edificaciones públicas bajo APP.

Todos estos programas relativos a vivienda y ciudades, y las políticas relacionadas con construcción sostenible por parte del Ministerio de Vivienda marcan un hito al reconocer a la construcción sostenible como mejor práctica meritoria de apoyo del Estado, como señal y garantía de que los mercados verdes en la industria de la construcción llegaron para quedarse.

Sin duda, el Acuerdo de París, como mecanismo efectivo, ambicioso, justo y duradero, es un punto de quiebre para enfrentar el cambio climático y promover el desarrollo sostenible. El Consejo Colombiano de Construcción Sostenible se compromete a hacer un seguimiento permanente al cumplimiento de las promesas y planes sectoriales, y se sumará al gobierno, empresarios, consumidores, ciudadanos e inversionistas para asegurar que los negocios verdes en la industria de la construcción -acompañados por políticas públicas e incentivos robustos- sean sinónimo de rentabilidad y mejor calidad de vida para todos.

Adenda

El Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS) invita a participar de CONSTRUVERDE Colombia 2016, Foro Internacional & Expo Diseño y Construcción Sostenible, en el Cubo de Colsubsidio de Bogotá, miércoles 18 y jueves 19 de septiembre de 2016, www.construverde.co, para conocer más sobre estas novedades y los avances en la política pública e incentivos a favor de la industria de la construcción sostenible.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.