La mayoría de nosotros quisiéramos vivir en un mundo en que fabricar productos u ofrecer ciertos servicios no perjudicase seriamente al medio ambiente. A pesar de que estamos lejos de lograr dicho objetivo muchos innovadores día a día ofrecen alternativas más amigables con el entorno.

Gavin Munro lleva los últimos 10 años liderando un proyecto que desarrolla piezas de mobiliario con una particularidad: estas que se plantan y se hacen crecer.

El sistema consiste en plantar sauces que durante el crecimiento se van guiando con moldes de plástico o varillas metálicas. Esto permite que la madera tome la forma de una silla, mesa, lámpara, entre muchos otros productos. 


Gracias a esto el impacto sobre la naturaleza es mucho menor que cualquier mueble tradicional puesto que los moldes son reutilizables y las especies de árboles, como el sauce, son de rápido crecimiento por lo que no se genera una deforestación de grandes áreas.

El proceso de los muebles, una vez “cosechados”, termina con un lijado y barnizado con una pintura hecha 100% de ingredientes naturales. A pesar de la popularidad de la técnica a esta le falta mucho para ser utilizada a gran escala ya que cada mobiliario tome de tres a cuatro años en crecer. 


Sin embargo, esto no es un problema si se planifican bien los tiempos ya que Munro cuenta actualmente con 400 muebles listos para cosechar en 2016.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.