El objetivo de las organizaciones debe ser lograr operaciones más productivas y con menos impactos negativos.

Las exigencias del mundo moderno han motivado cambios sustanciales en la visión de las grandes compañías. Los objetivos, más que apuntar al beneficio propio, deben ir encaminados a la armonización con el exterior -la comunidad-. Los beneficios deben ir de adentro hacia afuera y no al contrario. 

Muchas compañías en Europa, Asia y Norteamérica ya están trabajando con base en un pensamiento sostenible y están abogando porque el bienestar generado alrededor de las nuevas políticas, sea transversal en sus organizaciones. Varias de esas organizaciones, según la compañía de medios Corporate Knights, ya han sido catalogadas como las más sostenibles del mundo. Entre ellas se cuentan Johnson & Johnson, Novozymes (compañía danesa de biotecnología), Nokia,  Intel,  Agricole SA y Storebrand (empresa noruega de servicios financieros), entre otras. 

En Colombia, algunas empresas ya comenzaron a replantear sus objetivos y a rediseñar sus procesos para hacerlos más coherentes con el discurso sostenible mundial. Es claro que no se trata de una iniciativa indiscriminada sino de una exigencia de repercusión económica, social y ambiental.

¿Qué significa ser sostenible?

Según la certificación del Sistema de Gestión Ambiental o ISO Verde, “una empresa sostenible lleva adelante sus operaciones dentro de un marco que contempla del control del impacto ambiental de las mismas, el cumplimiento de la legislación, y que tiene objetivos de mejores acordes a los estándares internacionales”. 

Así mismo, varios expertos en temas de sostenibilidad coinciden en que este término se refiere a ser consciente del impacto social, económico y ambiental que  generan los procesos dentro de una empresa, y las repercusiones internas y externas que tienen las políticas, proyectos y acciones de la misma
De  manera más específica, la sostenibilidad en una compañía se aborda desde tres frentes importantes: económico, social y ambiental. 

Desde lo económico, una compañía es sostenible cuando los beneficios monetarios, si bien son para la empresa, están sujetos al desarrollo de la comunidad. Esto significa que dichos ingresos van atados a una política ética de negocios, publicidad, precios y calidad de productos e insumos. 

La sostenibilidad en términos sociales está dada por las óptimas condiciones de trabajo de los empleados de la empresa, el compromiso que la compañía tiene con la calidad de vida interna y externa de sus trabajadores, la rigurosidad de sus prácticas para que de ninguna manera vulneren los derechos humanos, la satisfacción de sus clientes y la capacidad de generar procesos de desarrollo económico en comunidades externas a la empresa. 

Desde lo ambiental, la sostenibilidad está representada en el impacto moderado de los procesos de la compañía en términos de residuos, uso de recursos, consumo de agua y energía, efluentes y emisiones de descarga y políticas de protección del medio ambiente. 

En Colombia hay empresas que se han  tomado en serio el tema de la sostenibilidad hasta el punto de ir más allá y basar su direccionamiento estratégico en la ‘Sustentabilidad’, pensando en las necesidades de futuras generaciones.

‘El quinquenio de la sostentabilidad’

Una empresa ejemplo de la Sostentabilidad en Colombia es Servientrega. Desde hace un par de años está aplicando una rigurosa política en esta área en cuanto a costos, medio ambiente, responsabilidad social y empresarial, y uso de recursos. Su objetivo es lograr operaciones más productivas y con menos impactos negativos. La tarea, aunque vitalicia, tendrá un trabajo enfático durante cinco años. Esto es a lo que ellos llaman: el quinquenio de la Sostenibilidad. 

“Se han venido haciendo revisiones y evaluaciones que permitan la ejecución de los procesos de manera más dinámica, con un ingrediente fuerte de tecnología, con capacitación constante a los colaboradores y con la eliminación de procesos que no agregan valor. En general, toda una reestructuración de los procesos”, afirma Ricardo Torres, facilitador Nacional de Productividad de Servientrega S.A.

Así mismo, el trabajo sostenible de Servientrega, aunque aborda varios frentes, le da una especial importancia al tema de responsabilidad social. Una muestra de ello es el empeño puesto en la fundación Mujeres de éxito y la Coprporación Entregate a Colombia que apoya y hace visible el trabajo de pequeñas y medianas empresarias, casi todas ellas, madres cabeza de hogar. 

Así las cosas, estamos hablando de una empresa cuyo impacto económico, social y ambiental en este proceso de sostenibilidad, tendrá efectos en el desarrollo integral del país. Esa debería ser la apuesta de todas las compañías en Colombia. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.