Hoy Colombia tiene un gran reto gracias a la Ley 1715 de 2014  que promueve el desarrollo  y la utilización de fuentes no convencionales de energía. Por eso, ABB en su compromiso con la sostenibilidad ambiental, está convencida de que esta es una gran oportunidad para promover la utilización de energías limpias que fomenten el desarrollo del país.

Para darle el impulso a este tipo de energías es necesario demostrar que los proyectos que se desarrollan son eficientes, de manera que se puedan optimizar procesos productivos y utilizar igual o menor cantidad de energía para producir más bienes y servicios. Ahí es donde está el potencial para el progreso y por eso ABB ha desarrollado exitosos proyectos a nivel mundial, que no en vano dan cuenta de sus más de 125 años de experiencia en innovación  y que lo hacen líder tecnológico, pionero en equipos y soluciones para la electrificación, robótica, automatización industrial y redes eléctricas.

Le puede interesar: Alemania, un ejemplo de implantación de la energía eólica

La compañía le apuesta a crear sistemas de eficiencia energética como el que proveerá en Alaska. Allí, presentó el pasado 1 de febrero una innovadora microrred que combina diversas tecnologías de almacenamiento de energía y que brinda una mayor estabilidad en el suministro eléctrico para más de 300.000 personas en la ciudad de Anchorage. Además, el proyecto permitirá la integración de diversas fuentes renovables como los 17 Megavatios (MV) provenientes del proyecto eólico en Fire Island, ubicada a 4 kilómetros de la costa de la ciudad y que trabajará engranada con la innovadora solución de almacenamiento. “Como líder tecnológico ABB tiene incorporado en su ADN la innovación, y es así como le apuesta a soluciones eficientes energéticamente para proveer energía limpia a través de energías renovables no convencionales (viento y sol), beneficiando así al mayor número de personas posible”, asegura Ramón Monrás, Presidente y Managing Director del Grupo ABB para América Latina.

Este tipo de desarrollos incrementa la penetración de energías renovables, dándole mayor alcance a los proyectos. Esto es crucial para Colombia dado que el potencial para incorporar energías limpias existe y aunque el marco regulatorio no ha avanzado con la celeridad necesaria, “las principales partes interesadas nos movemos de manera conjunta para lograr la diversificación de nuestra matriz energética e implementar proyectos de energías limpias no convencionales en el corto y mediano plazo”, comenta Monrás.

Vea también: Un buque mercante de energía eólica

De hecho, la Compañía ya desarrolla soluciones energéticas de gran importancia en Colombia. Un claro ejemplo se encuentra en el municipio de San Juan del Cesar, en La Guajira. En esta región, ABB implementó durante 2016 el primer sistema de riego de agua con tecnología solar que benefició a una institución educativa. El sistema de bombeo, alimentado por una solución panel-variador solar, permite irrigar cultivos de yuca en una zona con disponibilidad limitada de recursos energéticos. Además, al no requerir baterías se disminuye enormemente el impacto ambiental.

La oportunidad está sobre la mesa y Colombia tiene un gran potencial en cuanto a energías limpias, el reto estará en tener proyectos y sistemas que permitan garantizar su eficiencia y su crecimiento.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.