“Mientras volaba alrededor del mundo en mi avión impulsado por energía solar, recuerdo contemplar el sol mientras éste recargaba los cuatro motores y las enormes hélices. No había ruido, ni contaminación, tampoco combustible… habría podido volar por siempre. De repente pensé ‘esto es ciencia ficción, estoy en el futuro’, pero después me di cuenta de que no era así, estaba en el presente y era gracias a las nuevas tecnologías que podía volar. Es el resto del mundo el que vive en el pasado, con dispositivos obsoletos e ineficientes”.

Con estas palabras Bertrand Piccard, el hombre que le dio la vuelta al mundo en su avión solar, abrió el evento de lanzamiento de la Alianza Mundial por las Soluciones Eficientes (World Alliance for Efficient Solutions) durante la COP23 en Bonn, Alemania.

Le puede interesar: Costa Rica cumple 300 días usando únicamente energías renovables

Delante de cientos de espectadores, Piccard y el equipo de la Fundación Solar Impulse presentaron la segunda fase de su misión: seleccionar mil soluciones e ideas eficientes que protejan el medio ambiente y que al mismo tiempo sean rentables, con el fin de impulsar a políticos y gobiernos a adoptar e implementar políticas ambientales más ambiciosas.

Según Piccard, la mitad de la energía producida a nivel mundial se desperdicia debido al uso de medios de transporte obsoletos y procesos industriales ineficientes, mientras ya existen soluciones capaces de reducir las emisiones de CO2 necesarias para alcanzar un futuro más sostenible. Pero estas soluciones no se encuentran en el mercado, la mayoría son retenidas en startups, universidades, laboratorios o multinacionales. Son ideas que no se divulgan ni se exponen a quienes toman decisiones políticas, desaprovechando su capacidad de potenciar el crecimiento económico mediante métodos responsables y respetuosos con el medio ambiente.

Para la próxima COP24 que se llevará a cabo en Polonia, la Fundación Solar Impulse seleccionará ideas que promuevan cinco de los 17 objetivos de desarrollo sostenible establecidos por las Naciones Unidas: agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; industria, innovación e infraestructura; ciudades y comunidades sostenibles y producción y consumo responsables. Las 1.000 soluciones elegidas serán presentadas como portafolio a gobiernos, empresas e instituciones, convenciendo así inclusive a quien niega el cambio climático, pues el portafolio de ideas impactaría positivamente el desarrollo económico, el mercado laboral y la rentabilidad de las empresas.

Le sugerimos: 80 economistas llaman a dejar de invertir en energías fósiles

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, expresó que el desarrollo y la implementación de tecnologías limpias y responsables es esencial para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Además, el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, afirmó que concentrarse en fomentar soluciones tangibles y eficientes es necesario para asegurar un futuro sostenible a las futuras generaciones, confirmando así el apoyo de la Comisión.

Pero, ¿qué se necesita para que la transición desde las energías obsoletas hacia aquellas renovables sea más rápida? A esta pregunta respondió Dominique Ristori, Director General de la Energía para la Comisión Europea, quien declaró que el Acuerdo de París no debería ser visto como un obstáculo, sino como una oportunidad de desarrollo que combina el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Para Piccard, el hombre que le dio la vuelta al mundo en un avión impulsado por el sol, las energías renovables funcionarían inclusive si el cambio climático no fuera una realidad, pues hoy en día estas son más rentables que el carbón y el petróleo, “son energías que más que ser ecológicas, son lógicas”, concluyó.