| 2014/10/27

Calentamiento a 2°C

El reto de las Naciones Unidas para los próximos años es lograr que todos los países estén vinculados por un acuerdo universal sobre el clima.

*Gerente Medio Ambiente – Tetra Pak Colombia
*Gerente Medio Ambiente – Tetra Pak Colombia

Si usted le gusta mantenerse actualizado en temas ambientales globales, seguramente habrá escuchado que se aproxima la COP 20, y probablemente no solo es seguidor de esta conferencia en las redes sociales, sino que podrá decir sin duda alguna, en dónde va a ser. Sin embargo, si usted hace parte del porcentaje de personas que el tema no le suena, vale la pena que se actualice en lo que es el evento más importante en cambio climático a nivel global.

Pero antes de hablar de la COP 20 (“Conference of the parties” por sus siglas en inglés), es importante entender primero de dónde viene y por qué Perú se convertirá en el sitio de moda en los círculos de sostenibilidad a nivel mundial. Pero, ¿de dónde viene todo este ruido? La historia de la COP se remonta a 1958, cuando Charles Kelling realizó las primeras mediciones de dióxido de carbono en la atmósfera (CO2 - el gas más importante dentro de los que inciden en el cambio climático), constatando que sus niveles estaba aumentando y que los océanos y la vegetación, como se creía hasta entonces, no eran capaces de mantener el equilibrio de este gas en la atmósfera.

Es así como inició una serie de estudios y reuniones que se concretaron casi 40 años después en el protocolo de Kioto, en el cual los países se comprometieron a reducir las emisiones de los gases causantes del cambio climático entre 2008 y 2012 (con metas obligatorias para los países industrializados). Adicionalmente, con este protocolo, se hizo evidente que el cambio climático era un problema complejo que, aunque en principio tiene características ambientales, trae consecuencias en todos los ámbitos incluyendo pobreza, desarrollo económico y seguridad alimentaria, entre otros.

Es así como cada año la ONU realiza la Conferencia de Cambio Climático también llamada COP, la cual este año será en diciembre en Perú (la primera se realizó en Alemania en 1995). En esta conferencia se revisan los inventarios de emisiones en el mundo, se evalúa el efecto que las estrategias de reducción han tenido sobre las emisiones y se toman las decisiones necesarias para promover la minimización del impacto climático. 

Para cumplir los compromisos adquiridos en el protocolo (y las decisiones establecidas en las COP), los países han desarrollado estrategias de reducción y compensación dirigidas a diferentes sectores productivos, en donde se ha requerido el impulso de alianzas gobierno, industria y sociedad civil con el fin de lograr los objetivos de reducción. Dentro de las estrategias diseñadas están la reducción de consumo energético, la compra de certificados de reducción de emisiones (lo que en su momento se llamó: “compra de bonos de oxígeno”), el cálculo de la huella de carbono y la reforestación, entre otras. 

Estas estrategias fueron y siguen siendo implementadas principalmente por la industria y los sectores productivos a nivel mundial, lo cual ha permitido desarrollar políticas corporativas de reducción de la huella de carbono de sus productos. Un ejemplo de este tipo de políticas es la que tenemos en Tetra Pak, en donde trabajamos en conjunto con nuestros proveedores y clientes aumentando el porcentaje de materias primas renovables usadas (usando papel y bioplásticos), minimizando el impacto de nuestras operaciones (reduciendo el consumo de agua y energía, reciclando más envases) y creando alianzas con proveedores (reduciendo las emisiones en transporte marítimo internacional). A través de estas estrategias, nuestro objetivo es lograr mantener la misma huella de carbono que teníamos en 2010 al final de esta década, es decir, crecer nuestro negocio pero no nuestro impacto climático.

A nivel gubernamental, el reto que tienen las Naciones Unidas para los próximos años es lograr desarrollar negociaciones en donde todos los países (tanto desarrollados como en vía de desarrollo) estén vinculados por un acuerdo universal sobre el clima, a través del cual se pueda lograr estabilizar la presencia de gases causantes de cambio climático en la atmósfera de modo que el calentamiento global se limite a 2 grados Celsius, minimizar el impacto de este calentamiento y crear estrategias de adaptación globales frente a las consecuencias del cambio climático. 

En conclusión, el cambio climático es una realidad que estamos viviendo en esta generación y es indispensable que todos los sectores de la sociedad, desde los ciudadanos, hasta los gobiernos y las industrias creemos programas y acciones que permita mantener un nivel de desarrollo tal orientado a reducir la pobreza sin que se aumenten los impactos generados por el calentamiento global y que a su vez, se garantice la adaptación adecuada a las consecuencias que éste calentamiento traerá. 

Y usted, ¿Ya calculó su huella de carbono?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.