| 2016/04/01

Indicadores diarios ambientales

Es increíble que sepamos el precio del petróleo y del dólar cuando estos datos son útiles para unos pocos. Si todos los días supiéramos el consumo de energía y agua y el porcentaje de basura reciclada esto enviaría un mensaje reiterativo que motivaría cambios de comportamiento.

Indicadores diarios ambientales

En los últimos días los colombianos hemos tenido la oportunidad de seguir a diario los niveles de ahorro de energía. El tema es de obligado cubrimiento en los noticieros y está en el centro de la agenda del gobierno, es apenas obvio que sea así en razón de la relevancia de la crisis energética y ante un posible racionamiento. Sin embargo, se debería seguir presentado diariamente esta información después de definir si habrá o no cortes de luz. Más aun, se debería seleccionar un grupo de indicadores claves con relevancia ambiental para que sistemáticamente aparecieran en primera plana. Es increíble que todos los días sepamos el precio del petróleo y del dólar y los cambios en los indicadores bursátiles cuando estos datos solo son útiles para unos pocos que trabajan en el sector financiero.

El ciudadano de a pie, solo por estar informado, podría recibir los viernes un resumen de lo que pasó con el dólar durante la semana y esto sería más que suficiente. En cambio, si todos los días supiéramos junto con los niveles de energía consumidos, el consumo diario de agua, el porcentaje de basura reciclada y el de polución del aire, por mencionar algunos posibles indicadores, esto enviaría un mensaje reiterativo a la gente que motivaría cambios de comportamiento. Datos como estos están relacionados con la toma decisión diaria de las personas. Esta idea ya ha sido propuesta en otros países, por ejemplo por el New Economics Foundation en el Reino Unido, pero ignoro si en alguna parte del mundo se informa diariamente o al menos periódicamente un conjunto de indicadores ambientales. Una breve pasada por los más importantes portales de periódicos y noticias en el mundo revela que esto no es así.

Hay varias razones, con soporte científico, por las que una estrategia tan simple tendría efecto. Para empezar, debemos usar formas de comunicación sobre la importancia de lo ambiental que se salgan del lugar común de lo apocalíptico. Los individuos cierran la puerta de su atención ante estos llamados dantescos y terroríficos. Este fenómeno está bien documentado y se llama defensa perceptual, es decir, la gente simplemente cierra la puerta y fija su atención en otra cosa.

En cambio, seguirle el rastro diariamente a un conjunto claro y útil de indicadores ambientales acerca el problema a la vida diaria, da un sentido de realidad y cercanía ayudando a incrementar la percepción de efectividad de las decisiones cotidianas, punto que es fundamental en la generación de comportamientos pro-ambientales. Ya se sabe que a la gente le importa y le preocupa la sostenibilidad pero la brecha con los comportamientos sigue enorme.

Este conjunto de indicadores se puede presentar, además, con un tono de proyecto común, de esfuerzo colectivo, tal como lo ha venido haciendo el gobierno. Pero se le debe eliminar el tinte político y elevarlo como objetivo social.

El seguimiento diario de estos indicadores, enmarcado de esta forma, puede disparar un sentido de responsabilidad y compromiso en un número importante de personas. Este tipo de movimientos activan la llamada cognición social a través de la adherencia espontanea a unas normas de comportamiento que surgen en gran parte por la misma dinámica social, no por un convencimiento explícito. Todas estas zanahorias pueden, por supuesto, ir acompañadas de consecuencias en los precios de la energía, el agua y otros, en términos similares o aún más fuertes que los implementados actualmente. Las personas aceptarían más fácilmente un esquema de precios variable que tenga en cuenta diferentes niveles de consumo si este se enmarca también dentro de un proyecto común hacia un objetivo social. Un esquema de este tipo motiva y castiga y no requiere convencer a todo el mundo, ya que apela a fuerzas de comportamiento un poco más inconscientes. Colombia se pondría a la vanguardia en materia de promoción del consumo sostenible y creo que veríamos importantes resultados.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.