*Cofundadora y socia de Value4Chain @claudia_patino

Normalmente cuando se habla de gestión de cadena de suministro implica una serie de actividades que en su mayoría son lideradas por los grandes compradores, aquellas empresas que entienden que sus impactos van más allá de sus operaciones y de lo que ellos pueden llegar a controlar, pues dependiendo el sector las operaciones de sus proveedores pueden llegar representar el 90 por ciento de su total.

Cada vez es mayor el interés de gestionar estos temas, y en ellos se centran prioridades de gestión como: el cuidado del medio ambiente, la reducción de la huella de carbono, el ahorro financiero, la protección de los derechos humanos, el cumplimiento de los aspectos legales, entre otros, que se han convertido en una sugerencia y en algunos casos exigencia para poder hacer parte de una cadena de suministro específica. 

Pero todas estas nuevas exigencias a las que se enfrentan en su mayoría las PYMES, si bien es cierto y se ha demostrado que puede traer ahorros significativos a largo plazo, implican una inversión, que es muchas veces inalcanzable puesto que los esfuerzos de las compañías están orientados a cumplir con el presupuesto de ventas para mantener una estabilidad financiera.

Conociendo este tipo de limitaciones a las que se enfrentan las PYMES, la pregunta que queda es ¿hasta qué punto los grandes compradores están dispuestos a contribuir con este cambio?

Normalmente existen dos tipos de apoyo, uno orientado a identificar brechas en la implementación y gestión de buenas prácticas que pueden ser apoyadas desde un plan de capacitación robusto, especializado y priorizado para sus proveedores; y otro orientado al apoyo financiero, punto clave para poder llevar a cabo cualquier tipo de innovación en su modelo de negocio que incluya los temas de sostenibilidad.

Aunque las iniciativas de este tipo son escasas, sabemos que cada vez existen más programas de grandes empresas orientadas a apoyar en diferentes aspectos a su cadena de proveedores, a continuación menciono tres ejemplos que demuestran el compromiso que va en aumento que tienes las grandes compañías.

Desarrollo de competencias en desarrollo sostenible a través de la práctica

En este caso existe una iniciativa colombiana llamada REDESCAR que tiene como objetivo acompañar y apoyar el mejoramiento de las empresas a nivel ambiental, este programa incluyó una formación en temas de producción más limpia e implementación de proyectos reales que permitieron obtener unos resultados de ahorro de agua, energía y residuos realmente significativas, el proyecto fue realizado por 4 empresas compradoras que hicieron el papel de empresas ancla y decidieron elegir en total a 38 empresas de sus cadenas de proveedores para llevar a cabo el proyecto. 

Condiciones de pago atractiva para proveedores

Esta iniciativa se originó buscando de manera simultánea maximizar los márgenes operacionales de la empresa y crear un mejor relacionamiento con socios comerciales. En este caso la empresa AJT, un minorista de moda, logró reducir de un 5 a un 10 por ciento sus costos unitarios al poner a disposición de su cadena de suministro los servicios financieros de EZD Global, una entidad que combina servicios de financiación con plataformas tecnológicas; de  esta manera, contar con la trazabilidad de la relación permite conocer mejor toda la cadena, y así se logró que el pago del 70 por ciento de los pedidos se realice cuando los productos son alistados para su envío en el muelle, y el pago del restante 30 por ciento se realice después, en el momento de la recepción de los productos. De esta manera, los proveedores podrían dejar de solicitar anticipos de su cartera a entidades financieras tradicionales, lo que afecta regularmente hasta un 20 por ciento del valor total de compra.

Apoyo financiero a proveedores sostenibles

El programa de financiamiento para el comercio global de proveedores (GTSF), miembro del Banco Mundial, ofrece desde el año 2010 financiación a corto plazo a los proveedores de mercados emergentes, y con base en este programa, recientemente el grupo estadounidense Levi Strauss a través de una alianza, empezó a ofrecer ofrecer créditos a corto plazo a los proveedores que consigan puntuaciones altas en los temas laborales, ambientales, sanitarios y de seguridad evaluadas por Levi Strauss, si bien esta es una forma de reconocer las mejores prácticas de sus proveedores, es también una forma de mejorar sus finanzas.

Luego de conocer diferentes iniciativas de apoyo a cadenas de suministro y sus beneficios, es clara la importancia y la necesidad de que cada día haya más proyectos encaminados a fortalecer el crecimiento empresarial. Este proceso podría ser mas acelerado para lograr una cobertura más amplia de empresas beneficiadas, se necesita generar iniciativas específicas para dar respuesta a las principales necesidades que se presentan en las cadenas de suministro de los diferentes sectores, lideradas en su mayoría por las empresas más importantes y de mayor reconocimiento de cada uno de los ellos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.