Tal ha sido la satanización que se ha hecho de las Corporaciones Autónomas Regionales en Colombia por parte de políticos que pretenden pescar en río revuelto, que incluso se dan enfrentamientos a nivel ministerial por la elección de candidatos propios de unos y otros a las Corporaciones. Haciendo ‘cambiazos’ de última hora en los delegados del ministerio en los consejos directivos de Corpocaldas en Caldas, bastión político de Gabriel Vallejo ministro de Ambiente; CRQ en Quindío y Corponor en Norte de Santander, bastión político de Juan Fernando Cristo ministro del Interior.

Tal será el afán de controlar las Corporaciones Autónomas, que el 6 de octubre pasado el propio Ministerio de Ambiente publicó una circular (Ver circular) en la que ordenaba a estos entes regionales postergar las elecciones de sus directores hasta pasadas las elecciones regionales y se supiera cómo quedaría el mapa político del país. No contento con esta intromisión en las decisiones autónomas de los consejos directivos, amenazó a quienes no acataran la orden en las corporaciones con voto en blanco del delegado del ministerio, esto manifestado desde diferentes fuentes en las Corporaciones, que prefirieron mantener reserva de su identidad.

CORPAMAG

Ese no fue el caso en el departamento del Magdalena en donde obedecieron a la orden del ministro, y a pesar que esta orden excedía sus funciones, decidieron cambiar la fecha de la elección de su director.

Allí el delegado del Presidente ante el Consejo directivo de CORPAMAG votó por el candidato Carlos Francisco Diazgranados y el del Ministerio de Ambiente votó por el derrotado Armando Calvano Zúñiga, actual gerente de sostenibilidad de la empresa minera Drummond.

La jornada estuvo marcada por dos actos que sorprendieron a algunos de los miembros del consejo directivo que se preparaba para elegir al sucesor de Orlando Cabrera Molinares quien rigió los destinos de la entidad durante los últimos 14 años.

Según lo narraron dos de los miembros del consejo directivo de CORPAMAG El primero, fue cuando Mery Toncell, delegada del Ministro de Ambiente, comenzó a pasar papelitos en los que aseguraba que la gobernación del Magdalena, la Presidencia de la República y el propio Ministerio invitaban a los demás consejeros a votar por el empleado de Drummond. Que de haber sido elegido, pasaría de la empresa minera a dirigir la entidad que debe hacer un acompañamiento al seguimiento ambiental que vigila la operación de la minera en el Magdalena.

Según dos de los consejeros de la autoridad ambiental, el propio Ministro de Ambiente llamó telefónicamente a César Riascos Noguera, delegado del Presidente de la República a ‘invitarlo’ a que cambiara su voto y eligieran a Calvano Zúñiga. En un acto tanto de astucia como de independencia el delegado le aseguró al ministro que así sería, pero se reservó su discrecionalidad y votó por su candidato, Carlos Francisco Diazgranados.

Al percatarse de la “desobediencia” de Riascos, Mery Toncell, la delegada del ministro intentó, sin éxito, impedir que Presidencia votara de primero en el orden del día, al no lograrlo, el primer voto fue por Diazgranados y a ese voto se le unieron 10 votos más y esa es la historia de cómo el Ministerio de Ambiente perdió una de las Corporaciones a las cuales había apuntado y como consecuencia, viene la primera derrota del Ministro Vallejo.

CORPONOR

Pero si el departamento del Magdalena dejó ver a un ministerio con una sed desesperada por controlar los destinos de entidades Autónomas, como la Ley 99 de 1993 ha descrito claramente a las Corporaciones Regionales. En Norte de Santander es de ‘no te lo puedo creer’ el nivel de política sucia y manejos políticos sólo dignos de caníbales por parte de tres ministros.

Para nadie es un secreto que el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo es uno de los barones políticos de Norte de Santander, departamento en el que quiere, luego de su derrota en las pasadas elecciones regionales, controlar al menos a la Corporación Autónoma, por lo cual pretende impedir por todos los medios que se dé continuidad a la actual administración de esta Corporación Ambiental que no ha sido ‘de bolsillo’ para Cristo.

De igual forma, es un secreto a voces, la división al interior del gabinete presidencial y la intención de Cristo por copar espacios y escenarios políticos que le hagan ganar terreno a sus adeptos frente a los del vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Asimismo, las carteras de Vivienda, Transporte y la vicepresidencia, necesitan de la ágil y juiciosa labor de las Corporaciones Autónomas Regionales para avanzar en proyectos de vivienda e infraestructura. Si se consigue el avance en estas materias significaría una pérdida de control para el ministro Cristo que se niega sistemáticamente a perder los votos de la región que lo vio nacer y que según muchos, “lo ha padecido”. Estos son los intereses que mueven a tres ministros por apoderarse de esta Corporación Autónoma Regional.

Todo inició con el viaje del Presidente Santos a los Estados Unidos dejando con funciones presidenciales al actual ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, quien de un momento a otro decidió cambiar el delegado del Presidente ante el consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental, Corponor.

No siendo suficiente esa jugada, el Ministro de Ambiente también cambió su delegado ante este órgano directivo enviando al exalcalde de Marquetalia (Caldas), Luis Alberto Giraldo, quien fuera asesor del Ministro Vallejo cuando éste se desempeñaba como director del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), y ahora, más que acompañarlo como asesor, le acolita en el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible como Director del Sistema Nacional Ambiental SINA, de donde parten los delegados del ministerio ante las Corporaciones Autónomas Regionales.

Muchos han interpretado la abrupta salida de Claudia Arias, delegada del Ministerio de Ambiente y ‘el cambiazo’ por Giraldo, como una negación de Arias a prestarse a las pretensiones de los jefes de las carteras del Interior y de Ambiente coadyuvados por el de Agricultura.

El 29 de octubre pasado, se adelantaron las votaciones en Cúcuta y para gran sorpresa y desagrado de los tres ministros, los Nortesantandereanos no tragan entero. A pesar de todo ese esfuerzo burocrático en el que pajes y sirvientes se desbarrancan por lograr un pedazo de terreno, las votaciones quedaron empatadas a seis votos, lo que originó otro berrinche en la cartera de Ambiente.

La semana del 3 al 6 de noviembre será decisiva, no solo por las votaciones en Cúcuta, buscando un desempate, para lo cual, fuentes que han pedido reserva se su identidad han asegurado recibir no solo prebendas, promesas y ofrecimientos. También tonos impositivos para que cambien su voto y gane el candidato de los ministros que desde Bogotá hacen desde “marrullas” hasta pataletas para ganar el control de las entidades ambientales regionales.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.