*Periodista especializada en Organizaciones, Responsabilidad Social y Desarrollo, con estudios de maestría en desarrollo.

El artículo 44 de la Constitución Nacional así lo señala, al igual que la Convención de los Derechos del Niño y la Ley 1098 de 2006 (Código de Infancia y Adolescencia). Sin embargo eso no se cumple, especialmente si los niños y adolescentes son indígenas, afrodescendientes, viven en zonas rurales o nacieron en familias pobres (en la mayoría de los casos los tres primeros grupos hacen parte del cuarto).

Según el Informe del Dane ‘Pobreza monetaria año móvil junio 2012-julio 2013’, el 33,98 por ciento de la población infantil y adolescente del país se encuentra en situaciones de pobreza multidimensional.  Los niños indígenas hacen parte de ese porcentaje y entre ellos los menores de 5 años están el rango en el que más fuerte se ve esa situación. Tienen la mayor desnutrición de los niños de su edad. El 29,5 por ciento presenta desnutrición crónica frente al 13,2 por ciento de la población general y la desnutrición crónica severa es tres veces más frecuente: 9,4  frente al 3 por ciento del promedio nacional (Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2010).

Esas cifras y otras más les mostraron hace unos días a los candidatos a la presidencia los representantes de la estrategia Votemos por la Niñez, una iniciativa de la Alianza por la Niñez Colombiana (integrada por una veintena de organizaciones nacionales e internacionales del más alto nivel) y Unicef, que busca mostrarle a Colombia los desafíos que enfrenta para garantizar plenamente los derechos de la infancia y la adolescencia, como base fundamental para la construcción de una paz sostenible, de la que hoy por hoy se habla tanto.

Obviamente, los candidatos son centrales en la consecución de ese propósito. Aquel que logre llegar a la presidencia para regir las riendas del país por cuatro años, tendrá que tener en cuenta este tema por el bien de esos 16 millones de colombianos menores de 18 años, pero en general, por el bien de todos nosotros si se tiene en cuenta lo que significa el capital humano para el desarrollo sostenible de una nación.

Votemos por la Niñez está haciendo un ejercicio juicioso de mostrar a los candidatos qué implica cumplir con la prevalencia de los derechos de esta población: tener en cuenta las diferencias geográficas, étnicas, de género, ciclo vital, discapacidad e impacto del conflicto armado. No en vano los integrantes de la estrategia cuentan con una reconocida y reputada trayectoria en diferentes campos en los que se han esforzar por defender y garantizar los derechos de la niñez colombiana.

Faltan casi dos meses para las elecciones presidenciales, pero desde ya podemos preguntarles a los candidatos qué están pensando en este campo. ¿Cuáles son los desafíos que ellos perciben para cumplir los derechos de niños y adolescentes y cuáles son las estrategias planeadas para superarlos?

Votemos por la Niñez seleccionó diez compromisos con metas en cada uno para el próximo gobierno. Quienes no tienen claro por quién votar pueden incluir en su lista de exigencias estos compromisos y buscar qué candidato los incorpora en su plan de gobierno. Definitivamente este es un tema clave en el nuevo rumbo que tomará Colombia.

Estos son los compromisos:

  • 1.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente del país cuente con una familia y sea cuidado de manera  responsable y amorosa.
  • 2.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente del país cuente con acceso a los servicios de salud con calidad y oportunidad, y cuente con una nutrición adecuada.
  • 3.    Asegurar que cada adolescente cuente con los conocimientos, recursos y servicios amigables para una sexualidad sana y responsable.
  • 4.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente acceda y culmine la educación inicial, básica y media con calidad.
  • 5.    Promover que cada niño, niña y adolescente ejerza su derecho a la participación en los ámbitos privados y públicos.
  • 6.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente cuente con ambientes protectores y mecanismos oportunos de restablecimiento de los derechos vulnerados por situaciones de violencia, abuso, maltrato y explotación.
  • 7.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente víctima del conflicto armado interno y el desplazamiento forzado cuente con las condiciones que les permitan su reparación integral y la restitución de los derechos.
  • 8.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente en situación de emergencia por fenómenos naturales cuente con la protección y atención prioritaria.
  • 9.    Garantizar que cada niño, niña y adolescente en situación de pobreza y pobreza extrema y en contexto de ruralidad mejore sus condiciones de vida.
  • 10.    Para lo anterior el Estado debe definir que la niñez y la adolescencia son una prioridad de la política social y económica en todos los niveles de la gestión pública.

Más información: http://www.alianzaporlaninez.org.co/

Más información: http://www.alianzaporlaninez.org.co/

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.