Alfredo Riaño Patiño - @alfredoriano - Gerente de comunicaciones Tetra Pak andina

Es curioso que cuando consumimos diferente tipos de bebidas, vemos constantemente palabras como pasteurización o siglas como UHT, pero muchas veces, ni siquiera sabemos lo que significan. Por eso, en esta oportunidad, quiero explorar estos dos conceptos y brindar a los lectores algunos elementos que les permitan entender e identificar la relevancia de estos términos y su impacto en la seguridad alimentaria y en la vida útil de los productos, sin necesidad de agregar conservantes o preservantes.

Empecemos por la pausterización que ha permitido no solo que los líquidos sean seguros para consumo, sino que también aumentó la vida útil de los mismos y redujo su putrefacción. Sin embargo, en los últimos años ha tenido muchos cuestionamientos porque  se dice que altera las propiedades del producto final. Por ejemplo, la pasteurización de la leche para yogur, desnaturaliza las proteínas, lo que permite que el cultivo de yogur crezca y que el producto sea más viscoso y más estable.

Es un proceso que definitivamente evolucionó y transformó la industria de bebidas pero que el tiempo y la tecnología han sabido perfeccionar para lograr no solo que se maten los agentes contaminantes de los alimentos, sino que se conserven los nutrientes y propiedades naturales. Y eso es precisamente lo que se logra con el proceso UHT o ultrapasteurización.

El tratamiento conciste en exponer el líquido a temperaturas ultra-altas (UHT) calentándolo a a 135 °C (275 °F) por un tiempo máximo de 3 segundos. Con esto, se logran destruir todos los microorganismos en su totalidad y garantizar la conservación de los nutrientes. Adicionalmente, los productos no necesiten conservantes ni preservantes para aumentar su vida útil ni tampoco necesitan refrigeración.

Este proceso se utiliza para los productos con bajo nivel de acidez (pH superior a 4,6), como la leche UHT, la leche saborizada UHT, las cremas UHT, la leche de soja y otras alternativas lácteas. El mismo proceso también se utiliza para esterilizar alimentos preparados, como sopas, salsas, postres, preparaciones a base de tomate y frutas, y alimento para bebé.

Esta tecnología ha salvado millones de personas alrededor del mundo, miles que se encuentran en poblaciones alejadas y con poca higiene y que gracias a estos desarrollos en la industria alimenticia pueden consurmir productos de calidad y libres de microorganismos.   

Es importante que los consumidores tengan en mente estos procesos de la industria alimenticia, pues es fundamental para su salud y la de sus familiariares y es una garantía de que los alimentos y bebidas sean sanos, seguros y ademeas sepan bien.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.