Dado el incremento de la inversión extranjera y la llegada de muchas compañías a Colombia, es indispensable que estas conozcan y entiendan de forma integral la dinámica del mercado colombiano. No solo se trata de comprender a los consumidores o la legislación que los regula, es mucho más importante que sus políticas, valores y formas de operar, estén alineadas al momento del país por el que atravesamos y sumen a la construcción de patria.  

Esto, incluyendo todas las variables que pueden componer la gestión de un negocio, pero quiero profundizar en un área fundamental para la sostenibilidad de las empresas así como la del país: la responsabilidad ambiental.

Diariamente a través de medios de comunicación, redes sociales, estudios, entre otros, conocemos los esfuerzos que realizan distintas compañías a nivel mundial para preservar el el medio ambiente. Pero, ¿cómo lograr que esas grandes iniciativas de la empresa privada se “localicen” y generen beneficios en Colombia?

Este es tal vez uno de los retos más importantes. Y aquí quiero plantear algunas ideas para tener en cuenta: entender el entorno donde se opera; y conocer el impacto de la operación, ¿cómo es su incidencia en la zona de influencia de su operación y comercialización? ¿qué tipo de recursos utilizan? ¿qué pasa durante el proceso de producción? ¿qué pasa en el mercado con sus productos? En resumen, medir el impacto en todo el ciclo de vida de sus productos, desde las materias primas requeridas para la producción, hasta la disposición final post consumo.

Por ejemplo, Tetra Pak, compañía de origen sueco, se ha planteado objetivos específicos a nivel ambiental. Por ejemplo, para el 2020 tener un envase 100 por ciento proveniente de materias primas renovables y una tasa de reciclaje del 40 por ciento a nivel mundial. Sin embargo, no es lo mismo desarrollar estrategias de reciclaje en Suecia, un país que importa residuos de otros países para su manejo. Por ejemplo, en Bogotá, se producen alrededor de 7.000 toneladas de residuos al día y solo 1.200 toneladas se aprovechan. Es decir que diariamente 5.800 toneladas de residuos de todo tipo van directo al relleno sanitario. 

Entender toda la cadena del reciclaje en Colombia, generar discusiones y acciones con los actores que allí influyen, promover políticas públicas que ayuden a recuperar el material, educar a los ciudadanos en la separación de estos, y ofrecer productos más amigables con el medio ambiente, son precisamente acciones puntuales en un mercado como este.

CEMPRE, Compromiso Empresarial para el Reciclaje, es un buen ejemplo de cómo en Colombia se pueden generar sinergias en pro de un objetivo ambiental. Es allí donde varias empresas privadas, sin importar la industria o si son competencia, convergen para promover acuerdos colectivos para la gestión integral de residuos sólidos reciclables en el país.

Es muy importante y positivo que día a día lleguen nuevas compañías al país. Pero es aún más importante que las compañías nacionales e internacionales identifiquen que el cuidado del medio ambiente es un eje de trabajo fundamental para la sostenibilidad de los negocios. 

*Gerente Comunicaciones Tetra Pak Andina

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.