*Directora de la Cámara de la Industria de Pulpa, Papel y Cartón de la ANDI

Cuántas veces nos hemos topado con frases como ‘antes de imprimir este mensaje, asegúrese que es necesario. Proteger el medio ambiente está en sus manos’ o ‘contribuya con el medio ambiente ahorrando papel’, incluso hay un mensaje que equipara 16 resmas de papel a 1 árbol. Todos van cargados de un sentimiento de culpa que pone en tela de juicio si estamos cumpliendo o no con la responsabilidad ambiental y el óptimo aprovechamiento de los recursos.

Pero se ha preguntado alguna vez ¿qué hay de cierto tras esos mensajes?. Precisamente para tener una conciencia colectiva bien informada frente al uso del papel y su origen sostenible y para clarificar los mitos acerca de su proceso de producción, nació en 2013 la Cadena de Papel, conformada por Andigraf, la Cámara Colombiana del Libro, Asomedios, Andiarios, Fundalectura y la Cámara de la Industria de Pulpa, Papel y Cartón de la ANDI. La Cadena de Papel trabaja para que usted acceda a información veraz y se sienta tranquilo al imprimir un correo electrónico o pedir una factura impresa, pues para producir papel NO se talan bosques naturales como se piensa comúnmente.

El papel producido en Colombia proviene de tres fuentes. El 63% corresponde a fibra reciclada (secundaria), es decir la mayoría del papel que se consume en Colombia procede del reciclaje. Tan solo en 2016 se reciclaron 776.000 toneladas de papel y cartón, cantidad equivalente a una fila de 65.800 buses del MÍO.

La segunda corresponde a fibra de madera, que se obtiene de plantaciones forestales comerciales de pino y eucalipto; las cuales cuentan con certificaciones internacionales que garantizan su manejo responsable y funcionan como cualquier plantación productiva (así como los árboles se siembran para cosechar frutas). Las plantaciones forestales se establecen principalmente en terrenos donde el suelo tiene vocación forestal y que antes han sido destinados a la ganadería. Además, protegen los suelos contra procesos erosivos, regulan caudales de ríos y quebradas, aportan a la recuperación de suelos degradados y generan empleo en las comunidades.

La tercera fuente son las plantaciones de caña de azúcar, en su mayoría ubicadas en el Valle del Cauca, que después de ser aprovechada para producir azúcar, el bagazo resultante también se transforma en papel en vez de quemarse y liberar CO2 al ambiente.

Definitivamente es un mito afirmar que la industria papelera se abastece de madera proveniente de bosques naturales como su principal insumo. Por el contrario, esta industria genera la mayor actividad de reforestación comercial en Colombia y es el primer reciclador de papel y cartón en el país.

A su vez la producción de pulpa, papel y cartón genera más de 15.000 empleos directos y en el 2015 este sector representó el 4,2% de PIB industrial, aportando 862 millones de dólares al PIB nacional.

Las empresas productoras de pulpa, papel y cartón en Colombia son conscientes que pese a todos los esfuerzos, hay un largo camino por recorrer. Por eso trabajan incansablemente en la generación de conocimiento y la formación de sus profesionales, invirtiendo en tecnología, ajustando los procesos, innovando y desarrollando proyectos de inversión social para brindar mayor valor a clientes y consumidores que mejoren la eficiencia y minimicen cada vez más el impacto de la operación.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.