Un hombre camina entre los restos de varios edificios derrumbados por el sismo que ha golpeado Nepal. (Cortesía Semana.com)

Dos eventos de origen natural: el terremoto en la región Katmandú, Nepal, y la erupción del volcán Calbuco en Chile, son desastres cuyo impacto nos pone en alerta frente a los desastres que se podrían presentar en Bogotá agravados por la aglomeración desbordada en la Sabana de Bogotá. 

Estas tragedias dan la escala de la problemática ambiental que debería ser una de las prioridades para los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, a la Gobernación de Cundinamarca, a la dirección de las CAR y a las alcaldías municipales en el área de influencia de la capital. Las jurisdicciones de todas estas entidades territoriales tienen denominadores comunes que deben atender en forma orquestada la sabana y la ciudad ubicadas en una zona de riesgo sísmico en donde puede suceder un desastre natural parecido al de Nepal. Además de que la ciudad – región ya está expuesta a otros desastres como inundaciones y deslizamientos. 

Los retos ambientales se originan por una multiplicidad de razones: frecuencia e intensidad de eventos extremos; irresponsabilidad de urbanizar territorios ilegalmente; falta de coherencia, coordinación y control efectivo de entidades del Estado; corrupción, politiquería y desvío de recursos. 

Ante esto es importante recordar el proyecto piloto del Plan Regional Integrado de Cambio Climático PRICC, el cual constituyó un primer paso para enfocar territorialmente la gestión del riesgo, la adaptación al cambio climático y el ordenamiento del territorio entre Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca. Lastimosamente la memoria institucional es corta cuando los funcionarios cambian y las nuevas administraciones desconocen avances en materia de integración y retos compartidos entre la ciudad y la región. 

Vale la pena retomar estas experiencias recientes del pasado reciente que han sido logros institucionales, para no recomenzar parte del camino recorrido. Ya hay muchas comunidades sensibles y con capacidad de resiliencia, crecen las organizaciones comunitarias y ONGs en defensa del rio, de los cerros, del espacio público de humedales, parques y quebradas. En la mayoría de los casos, son trabajos voluntarios, silenciosos, comprometidos localmente, que el mismo Estado tiende a desconocer. 

De ahí la importancia de que en los debates previos a las elecciones sea necesario resaltar la necesidad de compartir y coordinar la información dispersa entre entidades nacionales, regionales y urbanas, en especial en temas de gestión del riesgo y cambio climático, teniendo en cuenta a entidades como el IDEAM, las Corporaciones Autónomas Regionales CARs, y las dependencias de las gobernación y de la Administración Distrital. 

Continuar con el enfoque territorial del cambio climático constituye entonces una base para fortalecer las acciones preventivas de desastres de Bogotá, y es uno de los retos ambientales que justifica restringir la urbanización desenfrenada en los Cerros Orientales, impedir la ganadería y la minería en los páramos. Acciones que deberán ser parte del freno a la expansión urbanística, cuyos tentáculos en humedales y en zonas de amortiguación del Rio Bogotá, constituyen una amenaza a la Estructura Ecológica Principal (EEP) de la ciudad - región y de manera más amplia de la Región Central que cobija más de 14 millones de habitantes y que son el área de influencia de la capital del país.
 
Las iniciativas de integración regional de varias administraciones pasadas han sido esfuerzos que aportan a una línea base para fortalecer la coordinación interinstitucional en temas ambientales. Los próximos gobernantes deberán revisar que se ha logrado y cuales han sido los obstáculos para poder construir una arquitectura institucional coherente con los retos ambientales de las próximas administraciones. 

Surgen preguntas para los que dejan sus cargos y para los que llegarán:
 
¿Qué se ha logrado avanzar en material de integración urbano-regional entre Bogotá, Cundinamarca y CAR que debe continuar para enfrentar los retos ambientales?   

¿Cuál es la capacidad de respuesta de la ciudadanía frente a un desastre natural o un evento climático extremo? 

¿Se han desarrollado estrategias de resiliencia comunitaria en barrios de origen ilegal ubicados en zonas de alto riesgo?

¿Qué respuesta se están dando ante los riesgos de salud pública provocados por contaminación de agua, del aire y de suelos en la Ciudad - Región?

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.