En días pasados tuve que realizar un viaje de trabajo, y como la tarea era extensa e intensa, fuimos varios colegas de las distintas áreas de la oficina y bueno, coincidimos en la sala de espera. Al ser un vuelo ‘ojo rojo’ (de madrugada) varios nos vimos obligados a “desayunar” café con el acompañante clásico de aeropuerto, el palo de queso. Una vez terminamos, nos dirigimos alrededor de cinco colegas al sitio de disposición – o canecas – cercano a la sala de espera del aeropuerto. Dicho “punto ecológico” tenía cuatro recipientes, cada uno clasificado en correspondencia con el tipo de residuo que debería ser depositado en el de la siguiente manera: ordinarios, plásticos/latas, papel/cartón y el cuarto para vidrio.

Como algunos sabrán o lo habrán notado, al pedir un café y un palo de queso, le entregan un vaso de cartón con tapa plástica, mezclador plástico, dos sobres de azúcar (de nuevo: plásticos), una bandeja de cartón para el producto panadero y tres servilletas de papel.

Hagamos el ejercicio ¿dónde depositaría cada uno de los desperdicios?

1- Recipiente para residuos Ordinarios:

__ Vaso

__ Tapa

__ Mezclador  

__ Sobres de Azúcar (vacíos)

__ Bandeja

__ Servilletas

 

2- Recipiente para residuos Plásticos:

__ Vaso

__ Tapa

__ Mezclador  

__ Sobres de Azúcar (vacíos)

__ Bandeja

__ Servilletas

 

  1. Recipiente para residuos de Papel:

__ Vaso

__ Tapa

__ Mezclador  

__ Sobres de Azúcar (vacíos)

__ Bandeja

__ Servilletas

Comparemos sus respuestas, según la siguiente tabla con el fin de compartir cual fue la experiencia que mis compañeros en la práctica llevaron a cabo[1]

Ordinarios

Papel

Plástico

Ninguno

Vaso

Mezclador

Bandeja

Tapa

Servilletas

Sobres vacíos

 

Ahora bien, esta fue la experiencia de mis compañeros, a la hora de colocar los distintos residuos en los diferentes contenedores. 

Ordinarios

Papel

Plástico

Vaso

Ninguno

Ninguno

Bandeja

Servilletas

Mezclador

Tapa

Sobres vacíos

Lo anterior no es un chiste ni una anécdota irreal, es totalmente cierta, tanto que dio pie para el presente escrito, ya que no basta con imponer normas que obligan a separar en la fuente para hacerlo y de manera correcta. Me refiero en principio al Decreto 2981 de 2013, el cual establece que se debe hacer separación en la fuente de los residuos de acuerdo al Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos del respectivo municipio o aquel proyecto de acuerdo distrital (071 de 2010, para el caso de Bogotá), que obligaba a los centros comerciales, almacenes de cadena, grandes superficies, establecimientos institucionales, culturales y recreativos a instalar dentro de las áreas comunes en general “puntos ecológicos” con el fin de incentivar, motivar, sensibilizar y actuar responsablemente para reciclar todos los residuos sólidos desde la fuente; considero que hace falta mucha educación y concientización.

Bueno, como supondrán, tuve una charla educativa con los colegas. Les explique donde depositar cada uno de los residuos por contenedor apropiado e incluso algunos desprevenidos pasajeros se tomaron el tiempo de escuchar la charla. Es así como creo que si bien las escuelas y colegios hoy aplican y enseñan la separación en la fuente de manera sistemática, la generación adulta (más de 25 años) en su mayoría no tuvo esa oportunidad de aprendizaje y estaría bien que en cada uno de estos “puntos ecológicos” y por algún tiempo, se “reciclaran” los mimos de Mockus y su cultura ciudadana se orientara para este efecto. Las cifras no mienten, ya que separar en la fuente, según el Distrito, lograría en la ciudad de Bogotá que de las 6.000 toneladas día que llegan al relleno sanitario de Doña Juana, se reciclé el 30% (60% plástico, 20% cartón y papel, 15% vidrio, 3% chatarra y 2% varios)[2]. Además, es importante recordar que al reciclar:

  • una tonelada de plástico, se ahorran 40.000 litros de agua, 5.000 Kw/h de energía,
  • dos toneladas de plástico, equivalen a ahorrar una tonelada de petróleo,
  • una tonelada de vidrio, se ahorra una tonelada de arena silícea, 60% del consumo de agua, 2.400 Kw/h de energía, y
  • una tonelada de papel, se ahorran 4.000 Kw/h de energía, 30.000 lt de agua, 17 árboles[3].

Ahora bien, una vez superado lo anterior, el problema a mi entender pasa de ser el lugar de depósito del residuo al residuo mismo. Existen islas de basura que flotan por los océanos, la más famosa, la que flota errante por el pacífico norte y que tiene un tamaño similar al estado de Texas (Estados Unidos de América) algo así como 696.241 km2.

Hablando de esta mal concebida isla, hacemos referencia a una superficie atomizada de residuos, en su mayoría plásticos, y que está dividida mientras se transporta en conjunto por efecto de las corrientes marinas. En realidad, si fuese algo homogéneo y compacto, sería muy simple solucionarlo, ya que simplemente habría que llegar allí, levantar la masa y retirarla. Sin embargo, el problema es más complejo, ya que si bien no se sabe lo suficiente sobre la mencionada mancha de basura flotante, si se sabe que la gran mayoría se compone por plástico. Esto no solo la hace flotar y dificulta su seguimiento, sino que como sabemos, no es un material biodegradable, lo que significa que no puede ser destruido por bacterias y que puede quedarse por un largo tiempo. Vale anotar que uno de los mayores problemas de toda esta basura flotando en el mar es que las aves y los peces se están alimentando con ella e intoxicándose, por lo que mueren cientos de miles de especies cada año y vemos así fotos de aves y peces que en su estado de descomposición dejan ver restos de tapas, encendedores, bolsas y pitillos plásticos entre otros.

Es fundamental tomar conciencia y entender que toda la basura que flota en el mar proviene de la tierra, donde nosotros arrojamos, al menos la mayoría en nuestra realidad, los desperdicios orgánicos y reciclables en un mismo contenedor para que la separación se dé en el lugar de disposición final, sin importar lo que sucederá después con dicho residuo, bien sea que termine en una alcantarilla, un río o donde sea, el “recipiente” final el océano y con el tiempo, las corrientes formarán ese gran remolino de desperdicios que pudo ser tanto reciclado, reusado o reducido. Reciclado, mediante el depósito en los contenedores específicos según su material (vidrio, papel, plástico, etc.); reusado, dándole el mismo uso de nuevo o un nuevo uso y con otro fin, o reduciendo y esto es prefiriendo no consumir bienes que lo contengan o como el caso de la bolsa, prefiriendo no consumirla.

Así las cosas, la problemática actual radica en no ser conscientes del residuo y su generación. Preferimos empaques, contenedores o productos, que sin preguntarnos para que tanto envoltorio y eligiendo que otro se encargue de la disposición sin preocuparnos por el destino “final” de dicho residuo, que a la postre terminará pasándonos factura. Recuerdo que en tiempos universitarios, asistí a una conferencia ambiental de Jorge Velosa, célebre carranguero, en la cual canto la canción El Marranito (sirva la presente columna para invitarlos a escucharla de paso), y cuyo coro decía “Oiga marranito se le cayó el papelito, Oiga marranote recójalo y no lo bote, Oiga marranito se le cayó el papelito, Oiga marraneta arrójelo en la caneca”.

Hoy, y ya pasados casi 20 años, creo que el mensaje no pierde vigencia. Basta con salir a la calle para darnos cuenta que hay basura (residuos) en todas las esquinas y que no clasificamos los residuos impidiendo el reciclaje. Por todo lo anterior por lo que invitaría al maestro Velosa a incluir dentro de su educativa canción un estribillo que dijese algo como “Oiga marranote, recicle un pocotote?”.  

[1] Se hace la salvedad que para algunos sistemas de reciclaje, los residuos son solo aptos para tal fin cuando no tienen ningún vestigio o traza de su contenido original, pero solo para efectos del ejercicio supongamos que no es necesario que el vaso este lavado y la servilleta sin usar.

[2] Proyecto de Acuerdo 136 de 2011 en http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=42152

[3] Presentación MINCIT en http://www.mincit.gov.co/mintranet/loader.php?lServicio=Documentos&lFuncion=verPdf&id=68299&name=ROTAFOLIO_RESIDUOS_SOLIDOS.pdf&prefijo=file

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.