| 2012/10/01

Más allá de la cruda realidad. Especiales regionales

Para Publicaciones Semana, la región es uno de sus mayores compromisos. Primero, porque Colombia ha edificado su territorio y su concepto de nación a través de las regiones, lo que las convierte en eje fundamental del ser colombiano. Segundo, porque en un mundo globalizado, donde la competitividad es crucial, la región debe cobrar aún más fuerza.

Los Especiales Regionales destacan las acciones de líderes que han generado desarrollo
social y económico para el país en general.
Los Especiales Regionales destacan las acciones de líderes que han generado desarrollo social y económico para el país en general.

En tercer lugar, porque cerca de la mitad de sus lectores están fuera de Bogotá –suscriptores: 48 por ciento; lectores: 44 por ciento–. Por último, porque a Publicaciones Semana le preocupa el abismo que separa el centro de la periferia, pues mientras en la capital se concentra gran parte del Producto Interno Bruto (PIB), el Estado funciona medianamente bien, hay vida cosmopolita e iniciativa de tecnología,
muchas zonas del país padecen una institucionalidad precaria, viven a merced de mafias
políticas, grupos armados ilegales, poca transparencia y mala información.

Además, en muchas regiones pulula la corrupción y por falta de infraestructura no llega el progreso. Se dice que en el periodismo todo está inventado, que es muy difícil innovar, que toda idea es en realidad un refrito. Pero precisamente gracias al esfuerzo conjunto de personas que no lo veían así, nacieron los especiales regionales de la revista SEMANA como una propuesta editorial diferente, donde mostrar la cara positiva
del país es el reto de cada día.

La filosofía de las revistas regionales ha sido desde el principio alejarse del día a día de las noticias, romper con la naturaleza de los medios de dar un cubrimiento mayoritario a lo negativo para abrirles la puerta a las noticias estereotipo de que para hacer periodismo hay que apelar a lo malo.

Se trata de mostrar los procesos de regionalización que vive el país,
pues más allá de sus departamentos, Colombia está compuesta por coaliciones regionales con proyectos
conjuntos. SEMANA ha publicado 11 especiales regionales: El poder paisa, El poder del Valle, Poder Caribe,
Región Capital, El Triángulo del café, El Gran Santander, El Gran Boyacá, La Nueva Colombia, El Corazón de Colombia, Somos Pacífico y La Fuerza de Antioquia.

Los Especiales Regionales destacan las acciones de líderes que han generado desarrollo social y económico para el país en general. Se han convertido así en el vehículo más poderoso para hacer visibles experiencias positivas que pocas veces se resaltan porque el remolino de las noticias diarias no lo permite.
Los recursos naturales, el talento humano, la industria, el liderazgo de los empresarios, los proyectos sociales son algunos de los aspectos que sobresalen en los especiales.

En 2007 comenzó el proyecto con Poder Paisa. A partir de 2009, con El poder del Valle, Semana comenzó a recorrer cada región de Colombia para permitirle contar cómo es, cómo se ve a sí misma y cómo quisiera proyectarse en el futuro. La gran acogida que tuvieron estas dos ediciones demostró que valía la pena seguir apostándole a este reto. Pero fue gracias a Poder Caribe que la revista tomó un rumbo distinto con un mayor alcance tanto económico, como regional.

Las regiones del país solicitan cada vez más que un medio como SEMANA las mire, les permita hablar, y la mejor manera de hacerlo es darles un protagonismo objetivo, serio y profundo. Así que a partir de 2010 estas ediciones se formalizaron dentro de la redacción. Región Capital fue la primera y, hasta ahora, la más grande revista hecha en Colombia (610 páginas), con una nómina de periodistas, columnistas, fotógrafos, diseñadores y colaboradores que lograron mostrar por qué Bogotá es la capital y por qué Cundinamarca es una región clave para el país.

En octubre, el reto fue El Triángulo del Café. Sus puntas, Risaralda, Quindío y Caldas, demostraron
ser una región que mira el futuro con optimismo. Por último, El Gran Santander, una revista de 306 páginas en las que se contó cómo esta región es una locomotora que mueve el país. La respuesta fue inmediata. La aceptación del público fue total, ya que las ediciones se agotaron, lo que muestra el interés cada vez mayor por parte de los lectores de conocer en profundidad lo que sucede, se piensa y se proyecta
en las regiones de Colombia.

Darle la vuelta al país no fue un reto fácil, y el 2011 fue el mejor año para lograrlo. Con cinco ediciones completas y nutridas, SEMANA calcó a Colombia como ninguna otra revista había logrado hacerlo. El equipo de trabajo conoció el país de punta a punta. El Gran Boyacá abrió el año para hacerle ver al país que la región clave de la Independencia miraba hacia el futuro con una visión revolucionaria.

El departamento dejó de contarse desde su perspectiva histórica y pasó a ser la gran ventana desde la
cual se miran los próximos años del país. Con La Nueva Colombia la tarea fue distinta. Recobrar la importancia de la Orinoquía y la Amazonía y rescatarlas del olvido permanente en el que viven fue el principal objetivo de esta revista.

En sus páginas se cuenta la historia de la mitad perdida de Colombia y de sus grandes potencialidades para convertirse en la única mitad virgen que nos queda. El trabajo fotográfico y el empeño de los periodistas y colaboradores por capturar en una edición la belleza de este universo perdido hicieron de esta revista una de las más exitosas dentro de los Especiales Regionales.

Para mediados de este mismo año, El Corazón de Colombia latió con fuerza y demostró por qué Tolima
y Huila avanzan al ritmo de un país que crece. En 242 páginas los lectores pudieron conocer tramo a tramo los y entender por qué al “Tolima grande” jamás le quedará grande ser el corazón del país. Para cerrar 2011, el grupo de Especiales Regionales presentó dos caras de esta moneda llamada Colombia: Somos Pacífico y La fuerza de Antioquia. Con la primera, fue un placer caminar el occidente del país y descubrir sus departamentos. Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca demostraron ser tierras clave dentro del mapa de Colombia.

El Pacífico es el país entero concentrado en una región. Es la mezcla de culturas e idiosincrasias, del blanco con el negro, del verde de la selva con el azul del mar, de lo salvaje con lo civilizado. Por eso el Pacífico somos todos. La Fuerza de Antioquia fue la última edición. Esta tierra vanguardista que
avanza al ritmo del Siglo XXI es hoy un foco de potencialidades y una región básica para el desarrollo del país.

Antioquia ha demostrado con temple que además de su vanagloriado café, es una tierra de gente pujante que ha unido fuerzas para construir el país grano por grano. Así que después de varios años
y mucho trabajo en equipo, los Especiales Regionales se han ganado un espacio muy importante dentro de los proyectos de Publicaciones Semana.

Han demostrado ser una forma coherente, sólida y completa de hacer periodismo, pero sobre todo de marcar la diferencia sin perder el carácter y el criterio, dos razones por las cuales vale la pena creer que es mucho lo que se puede innovar en este oficio, más allá de la cruda realidad.                                                           

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.