| 2012/10/03

Revista Semana

SEMANA es la revista de actualidad, análisis y opinión más influyente de Colombia, y es reconocida por los más prestigiosos medios del mundo como una de las mejores de América Latina. El secreto de su éxito: promover durante treinta años un periodismo sensible a la búsqueda de la verdad.

El compromiso con el periodismo, la investigación y la búsqueda de la verdad no cesa para los periodistas de SEMANA.
El compromiso con el periodismo, la investigación y la búsqueda de la verdad no cesa para los periodistas de SEMANA.

Su apasionante trayectoria periodística coincide con una etapa histórica de la democracia colombiana, en la que ha enfrentado los peores flagelos y desafíos. SEMANA ha jugado un papel crucial en la búsqueda de la verdad, con una política editorial que antepone los intereses y las necesidades del ciudadano común, frente a las lógicas y las presiones del poder legal y las amenazas del poder ilegal.

En medio de una convulsionada realidad, donde confluyen la dialéctica del plomo y la dinamita de la guerrilla, la barbarie del paramilitarismo, el poder devastador del narcotráfico, la pobreza extrema, la tragedia humanitaria de los desterrados por la violencia y la corrupción política, la revista SEMANA ha sido fiel a un principio elemental: el periodismo es la expresión más palpable de la sociedad
cuando intenta buscar la verdad.

Es por ello que este medio no entiende la verdad como un concepto absoluto y universal, ajeno a las complejas subjetividades del mundo. Más que pregonar una objetividad utópica y falaz, cree en la sensibilidad de un criterio honesto y formado cuando expresa sus ideas. Pero hay otros elementos de esta forma de hacer periodismo. Sensibilidad, porque el periodismo explora la condición humana y sólo a través de los sentidos y del respeto profundo por la dignidad de las personas se puede informar sociedad como la colombiana, tan marcada por la violencia. Criterio, porque el carácter
de la información y la firmeza de las convicciones son el mejor aliciente para que un medio tenga voz propia, y sobreviva en un futuro informativo que se vislumbra despersonalizado
y unidimensional.

Honesto, porque la integridad y la transparencia son los dos principios tutelares de un oficio que se debe convertir en un baluarte ético de la sociedad. Formado, porque en SEMANA no basta con
transcribir literalmente un hecho noticioso: es necesario entenderlo y sumergirse en un ejercicio intelectual y académico para poner en contexto los hechos y orientar una opinión pública avasallada
por un exceso de información inmediata, pero cada vez más desinformada.

Estos propósitos se soportan en la labor de un grupo humano de periodistas, jóvenes en su mayoría, de distintas tendencias y formación política, cuya única misión es salir a las calles y recorrer el país para tratar de explicar de la manera más auténtica, profunda e inteligente en qué mundo vivimos. Un compromiso que SEMANA atiende a diario y que debe seguirá siendo su filosofía en las décadas por venir.                                                              

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.