Es un compromiso de transparencia con la sociedad para proteger el espíritu independiente y libre de la información, sin que con ello se afecten el diálogo y la colaboración activa con la lógica comercial de la empresa editorial.