Desde hace algunos años ciertos alimentos conocidos como los ‘supergranos’ se pusieron de moda debido a las grandes ventajas nutricionales que trae su consumo dentro de una dieta balanceada.

Son alimentos milenarios que han sido consumidos por los indígenas de toda la región de Centro y Suramérica, y que son cada vez más populares en la dieta de los colombianos. Su consumo es beneficioso porque aporta un contenido nutricional especial que ayuda a regular diversas funciones del organismo. (Vea: Leche de cucaracha: ¿el alimento del futuro?)

Amaranto

Su alto contenido de proteínas, calcio, ácido fólico y vitamina C ha convertido al amaranto en uno de los alimentos preferidos por deportistas y astronautas. También provee una abundante cantidad de lisina, aminoácido esencial que ayuda a la memoria y al aprendizaje.

El amaranto es una fuente saludable de carbohidratos y es bajo en grasa.

Ayuda a combatir la osteoporosis y la anemia, y se considera uno de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes. Sus semillas pueden aportar hasta el 70%  de las proteínas necesarias en una dieta infantil y se puede consumir en productos elaborados a base de su harina como tortillas, galletas y tortas, con granolas o mezclado con cereales.

(Le puede interesar: ¿Por qué es importante la seguridad alimentaria?)

Quinua

Se considera un pseudocereal porque no pertenece a la misma familia de los cereales, pero debido a su alto contenido de almidón su uso es similar. Ha sido reconocida por la cantidad y la calidad de proteína que posee, además de contener otros nutrientes como calcio, magnesio, zinc y fibra.

Una de sus características más interesantes es que posee un índice glicémico bajo, es decir, que su consumo no eleva los niveles de azúcar en la sangre como lo hacen otros cereales. Gracias a esto, es ideal para todo tipo de personas, incluso para quienes quieren controlar el peso y para los que sufren de diabetes. Es una opción muy saludable para usar en sopas, ensaladas, guisos, jugos y batidos, además que se mezcla perfectamente con otros cereales, leguminosas y frutas.

Chía

Esta semilla es excelente para mantener un buen funcionamiento digestivo. Tiene un alto contenido de fibra y al contacto con el agua adquiere una consistencia viscosa que permite una buena digestión de los alimentos.  Es recomendada para personas que sufren de estreñimiento.

Es una importante fuente de omega 3 de origen vegetal, el cual es un nutriente necesario para el cuerpo pero que no se produce naturalmente, por lo cual hay que consumirlo en los alimentos. Además, esta beneficiosa semilla produce una sensación de saciedad que la hace ideal para manejar problemas de sobrepeso y de ansiedad a la hora de comer.

“Es importante resaltar que la chía también aporta un alto contenido de grasas buenas, por lo cual debe ser parte de una dieta balanceada”, explica Lina Valencia, nutricionista de Colombina. Aunque ayuda al organismo, es necesario recordar que ningún alimento es completamente bueno o completamente malo. 

Avena

Se consume desde hace muchos años, pero recientemente ha tomado especial fuerza porque ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y su índice glicémico es bajo. Es un alimento energético que se absorbe lentamente y que se puede consumir en varias presentaciones.

Para incluir estos supergranos en la dieta diaria se recomienda buscar alimentos que los contengan como ingredientes; ya que usualmente son productos con un valor nutricional agregado. Por su tendencia creciente en el consumo, en el mercado hay una oferta amplia de productos con supergranos como hojuelas,  harinas, galletas, barras de cereal, pasabocas, vinagretas y más.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.