Nunca antes en la historia la Amazonia había estado tan amenazada. En Colombia, el fuego ha consumido miles de hectáreas de bosque en lo que va corrido del 2018 y la meta de reducir la deforestación parece cada vez más lejana. En Bolivia crece la preocupación por la construcción de una carretera en pleno corazón de la selva, y en Perú, la minería ilegal sigue acabando con los bosques. Lo que ocurre en estos tres países es apenas una muestra de las graves amenazas que tienen en riesgo a todo el bioma amazónico.

En contexto: 20.000 hectáreas de bosque han sido arrasadas por el fuego en Guaviare

Si seguimos como vamos, la Amazonia podría llegar a un punto de no retorno en el que sería imposible su recuperación. El panorama parece desalentador, pero no todo está perdido. Esa es una de las conclusiones del primer Encuentro Regional de Programas y Proyectos del Bioma Amazónico realizado recientemente en Bogotá, en el que participaron más de 60 representantes de 37 iniciativas que trabajan para conservar este valioso ecosistema.

En el encuentro, liderado por el proyecto Integración de las Áreas Protegidas del Bioma Amazónico (IAPA), con el apoyo de la Unión Europea, compartieron sus experiencias iniciativas de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa y Perú. El objetivo era generar diálogos y sinergias regionales para la consolidación de la Visión Amazónica y el fortalecimiento de la Red Latinoamericana de Parques – Redparques.

Sí aún estamos a tiempo de conservar la Amazonia como la conocemos hoy, ¿cómo vamos a lograrlo? Diferentes expertos coincidieron en que parte de la respuesta está en enfocar mayores esfuerzos en las áreas protegidas y los territorios indígenas, así como promover un trabajo más allá de las fronteras entre las organizaciones que trabajan en la región a través de acciones coordinadas, como el plan de trabajo de la Visión Amazónica de la Redparques, para lograr resultados más efectivos.

Le recomendamos: “Para salvar la Amazonía no es suficiente con sembrar árboles”

Actualmente más de la mitad del bioma amazónico está en áreas protegidas y territorios indígenas, que han funcionado como barreras contra los principales motores de deforestación y como soluciones naturales frente al cambio climático. Es justo en su ampliación, manejo efectivo y mejoramiento, donde estarían parte de las soluciones para conservar el bioma. De acuerdo con Analiz Vergara, Oficial de Programa de la Unidad de Coordinación Amazónica de WWF “si seguimos invirtiendo en la protección de estos lugares tendremos una buena oportunidad de que la Amazonia se mantenga”.

Una de las ventajas a la hora de pensar en la conservación de la Amazonia radica en que los territorios indígenas ocupan casi un 30% del bioma amazónico y hay estudios que demuestran que en algunos casos presentan incluso menos deforestación que las áreas protegidas. Trabajar de la mano con las comunidades indígenas y reconocer su rol para proteger los bosques es urgente, como resalta Edwin Vásquez, de La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica COICA.

José Antonio Gómez, coordinador del proyecto IAPA, señala la importancia de las áreas protegidas: “sin duda sobre el bioma amazónico se ciernen muchas amenazas, pero hay esperanza y las áreas protegidas demuestran que sí es posible. En este momento hay 1.032 áreas protegidas en 8 países y un territorio de ultramar que han logrado mantener el 33% del bioma conservado por lo que es clave seguir trabajando para fortalecer estas figuras de protección”.

Le puede interesar: Así es la tecnología de punta para conservar los delfines de río en la Amazonia

El tercer elemento clave para no perder la Amazonia tiene que ver con el trabajo que vienen adelantando cientos de organizaciones en la región. Uno de sus desafíos como señala Laura García, coordinadora del Grupo de Asuntos Internacionales y Cooperación de Parques Nacionales, es empezar a trabajar de la mano para aumentar los resultados y hacer más efectivos los esfuerzos, “en la Amazonia estamos trabajando muchos actores, pero tenemos que lograr que todas las acciones que estamos coordinando se hagan de manera contundente”.

Este es tal vez el peor momento que ha tenido la Amazonia en países como Colombia, pero es también el momento en el que más actores están trabajando por su conservación y en el que más información hemos recogido sobre el bosque tropical más grande del planeta. En palabras de Analiz Vergara, “no todo está perdido, estamos a tiempo de salvar la Amazonia, pero es el momento de actuar”.