Los recién nacidos del Reino Unido son los más quejumbrosos mientras que los de Japón son los más calmados. (Foto 123rf)

Algunas veces el llanto de los bebés puede ser uno de los sonidos más desesperantes que se pueden escuchar. De hecho este es uno de los problemas más comunes que se encuentran los padres primerizos quienes no se imaginan que esas criaturas tan pequeñas puedan producir gemidos tan potentes. La razón de esta potencia está relacionada con que el llanto es la única forma que tienen los recién nacidos para dar a entender que algo les molesta, les duele o que simplemente no están contentos con algo.

Le puede interesar: ¿Qué son los pañales ecológicos?

Hasta la fecha muchos científicos se habían dado a la tarea de analizar distintas facetas del llanto de los recién nacidos, pero resulta más que curioso un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Warwick y la Universidad de Kingston, ambas en el Reino Unido, quienes se dieron a la tarea de encontrar de que país del primer mundo son los bebés más llorones.

Para esto el estudio publicado en The Journal of Pediatrics analizó datos confiables en nueve países: Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Italia, Países Bajos, Alemania, Australia, Dinamarca y Japón. Los científicos revisaron sistemáticamente la duración media del llanto y la prevalencia de los cólicos en niños de dichos países en los primeros tres meses de vida. Asimismo, también se tuvo en cuenta si el tiempo que lloraban aumentaba o disminuía según las semanas de vida y el tipo de alimentación.

Vea también: Sencillos pasos para ser un padre ambientalmente responsable

El equipo, bajo la dirección del profesor Dieter Wolke del departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, analizó los datos aportados por 8.700 neonatos. Allí el grupo de expertos llegó a la conclusión de que los bebés más llorones son los nacidos en Reino Unido, Canadá e Italia. Mientras que los más mesurados son los nacidos en Dinamarca, Alemania y Japón.

Según los promedios calculados se encontró que los bebés lloran una media de 2 horas diarias durante sus dos primeras semanas de vida, mientras que en la sexta semana llegan a un máximo de tiempo llorando al alcanzar las 2 horas y 15 minutos diarios. Sin embargo, el llanto se reduce drásticamente a las 12 semanas cuando el tiempo es de 1 hora y 10 minutos.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.