Cortesía: Universidad Nacional.

Con información de la agencia de noticias de la Universidad Nacional

Un domo elaborado a partir fibra de estopa de coco y de la corteza de este abundante fruto de la región, es la propuesta con la que se busca que los habitantes de Buenaventura, el puerto más importante de Colombia en el Pacífico, disfruten de su espacio público.

Estos lugares permitirán reproducir imágenes y sonidos como el de la marimba de chonta o el canto de las ballenas, además de mostrar analogías del manglar, ecosistema perteneciente al Pacífico colombiano.  (Vea: ¿En qué consiste la zoo-inmersión?

La propuesta, de Marlin Victoria Montaño Caicedo, es el resultado de su trabajo titulado “Diseño colaborativo como estrategia para la creación de mobiliario urbano en el distrito de Buenaventura”, bajo la batuta del profesor de la Universidad Nacional Víctor Manuel Díaz.

“En los parques, sobre todo en el puerto, la gente no sentía como propios los mobiliarios, lo cual generaba un problema de identidad en el municipio”, afirma el docente.

Para dar solución a esta percepción, Montaño se propuso trabajar de la mano con los habitantes de Buenaventura para que de ese trabajo colaborativo surgiera su iniciativa final.

La recolección de la información, así como su caracterización, se dio a mediante un mapeo del mobiliario urbano existente en el muelle turístico y en algunos parques. Posteriormente, se trabajó con grupos de niños, adultos y jóvenes del municipio para construir un concepto propio. (Vea: Carrozas recicladoras con todos los fierros)

Durante este proceso se elaboraron los primeros bosquejos a través de técnicas creativas de participación grupal, con el objetivo de plasmar cómo se verían los mobiliarios. Mientras los jóvenes y niños tenían una visión futurista de su municipio, los mayores dibujaron espacios que hacían referencia a la Buenaventura de otros tiempos.

Superado este proceso, el paso a seguir fue definir los materiales idóneos para el diseño de las cúpulas o domos. “Como uno de los objetivos del trabajo era diseñar una idea coherente, se decidió construirlas utilizando productos sostenibles y propios de la región. Uno de estos es el coco, el cual abunda”, amplía Montaño.

El diseño final consta de domos de interacción social y miniparques que preservan los saberes ancestrales y permiten escenificar tradiciones como la fabricación de la marimba de chonta, por ejemplo. Dentro de las actividades que se pueden desarrollar en ellos también se encuentran las relacionadas con literatura, música, gastronomía y deporte.

“En septiembre, los bonaverenses podrán disfrutar de estos domos”, anuncia Montaño, nacida en Buenaventura y cuya sonrisa refleja la satisfacción de haber realizado desde su disciplina un aporte a su lugar de origen.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.