La autonomía es uno de los grandes problemas que arroja la fase de pruebas.

“Baterias incluidas”, esta frase que por lo general se encuentra en las cajas de juguetes y dispositivos electrónicos ahora se puede leer en un tren de pasajeros del Reino Unido. Independently Powered Electric Multiple Unit, IPEMU, es un tren de pasajeros que ha sido modificado en la isla para probar una nueva tecnología que permita su desplazamiento sin necesidad de cables de electricidad, diésel, gasolina o vapor.

80.000 baterías del tamaño de un encendedor permiten que este tren se desplace por un tramo de 19 kilómetros. Las pequeñas celdas producen energía gracias a la reacción producida entre el fosfato y la sal caliente de níquel y sodio. Gracias a esto el tren alcanza una velocidad media de 105 kilómetros por hora, y de paso se convierte en un medio de transporte de energía limpia y con cero emisiones.

El único problema que se ha identificado con las pruebas es la autonomía del tren ya que el vehículo necesita cerca de dos horas de carga para funcionar cerca de una hora y media. Sin embargo, la idea inicial del tren no es ser completamente autónomo sino servir de complemento para tramos de viaje en los que no haya bandas de electricidad y donde ponerlas sería demasiado caro. 

A pesar de esto los promotores de la iniciativa continúan trabajando para hacer más eficiente el uso de la energía y alargar la capacidad de carga del tren, que si bien no sustituye por completo a los medios de transporte tradicionales si representa un avance para la implantación de medios de transporte más amigables con el medio ambiente.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.