Una de las numerosas habilidades que se les endilgan a los gatos es que siempre caen de pie. Respecto a esta creencia podemos decir que hay una parte de verdad y parte de mentira.

La gran mayoría de veces los gatos caen sobre sus cuatro patas y esto se debe a un movimiento bautizado como “reflejo de giro de gato”, que consiste en que mientras el cuerpo del felino rota en un sentido, su patas traseras lo hacen en el sentido contrario. (Vea: El animal más peligroso para los humanos podría no ser el que usted piensa)

Gracias a unas imágenes tomadas a velocidad superlenta podemos ver como el cuerpo del gato dotado de 244 huesos, una espina dorsal flexible y una masa muscular privilegiada, logra tal proeza. En el siguiente video producido por la BBC se explica brevemente el movimiento que realizan los gatos al caer. (Vea: Animales que parecen sacados de la ciencia ficción)

Al tener unas patas estiradas y las otras encogidas, el gato puede girar la parte de delante del cuerpo hasta ponerse de cara al suelo. Al mismo tiempo las patas traseras, que están estiradas, giran en sentido contrario. Luego el gato encoge las patas de atrás y estira las de adelante. Al final acaba frente al suelo y con las patas en el punto exacto para absorber el impacto. (Vea: Los animales nocturnos más tiernos del mundo)

Sin embargo, la mentira, sobre que lo gastos siempre caen de pie, radica en que factores como la velocidad, pero más que todo una corta distancia de caída harán que el gato aterrice de costado.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.