Es de esperarse que los científicos y la población en general tengan una percepción distinta de varios temas cotidianos o que tengan prioridades según su ocupación. Pero algo que no puede considerarse normal es que exista una distancia tan marcada en lo que respecta a temas de relevancia para la vida de todos los seres humanos en el planeta. 

Aunque esto pareciera ser un comportamiento poco importante, las implicaciones que tiene esta brecha es preocupante, dado que temas como el calentamiento global, la seguridad alimentaria o el uso de pesticidas pueden no coincidir en la agenda de uno u otro grupo permitiendo que crezcan problemáticas y se generen verdaderas crisis al no existir siquiera un atisbo de conexión entre las mentes más preparadas y el ciudadano promedio.

Un sondeo realizado por el Centro Pew de Investigaciones en Estados Unidos arrojó que el público y los científicos se encuentran a “años luz de distancia” en temas de ciencia. Los científicos dicen que esto ocurre porque el 98 por ciento de los encuestados no saben de qué habla la comunidad científica.

La encuesta mostró que en 8 de 13 temas orientados a la ciencia había una diferencia de 20 puntos porcentuales o más entre las opiniones de la gente y las de los científicos de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés).

Mientras los científicos tienen certeza de que el calentamiento global es causado por el hombre, que la evolución es un hecho, que la sobrepoblación es un peligro y que es necesaria la vacunación obligatoria a los niños contra enfermedades. La población en general no considera que dichos temas reparen mayor importancia.  

Por su parte a la población en general le preocupa los alimentos genéticamente modificados, el uso de pesticidas y la energía nuclear. Pero los científicos parecen haber pasado la página respecto a estos temas.

El 88 por ciento de los científicos encuestados dijeron que es seguro comer alimentos genéticamente modificados, mientras que el 57 por ciento del público opina que son inseguros. También, un 68 por ciento de los científicos consideran que es seguro comer alimentos cultivados con pesticidas, pero solo el 28 por ciento de la gente común piensa lo mismo.

En lo que respecta a la evolución el 98 por ciento de los científicos cree que los humanos evolucionaron con el tiempo, pero solo el 65 por ciento del público cree lo mismo. Sobre el cambio climático, 87 por ciento de los científicos dijo que el calentamiento planetario se debe en gran medida a la actividad humana, mientras que la opinión en el público está dividida en un 50 por ciento.

Un dato que preocupa a los ambientalistas es que más gente del común estuvo a favor de la perforación petrolera en costas y de la fracturación hidráulica para obtener petróleo y gas. Mientras que los científicos parecen rechazar la práctica tajantemente.

Lee Rainie, director de Pew para internet, ciencia e investigación tecnológica señaló que "estas son brechas grandes y notables y existen indicadores bastante poderosos de que la comunidad científica y el público están viendo el mundo de forma diferente". 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.