El instituto de investigación biológica más importante del país tiene el nombre de Alexander von Humboldt. Pero aparte de ese reconocimiento al científico y al botánico que nombró gran parte de nuestra riqueza natural, es muy poco lo que la sociedad sabe de él. Y esto no debería ser así, pues en momentos en que el medioambiente adquiere cada vez más protagonismo, se hace necesario conocer los aportes de Humboldt al entendimiento de nuestro entorno.

Le puede interesar: Las ‘biblias‘ ambientalistas

En ese sentido, nada mejor que leer la biografía sobre el naturalista que escribió Andrea Wulf. En ella, explica cómo un joven europeo acomodado decidió emprender un largo viaje por el ‘Nuevo Mundo’ para convertirse en el científico más importante de su tiempo y sentar las bases de la naturaleza tal como la conocemos actualmente.

Este recorrido, sin embargo, no quedaría completo sin leer la otra parte de la historia. Esa que habla de los daños que como especie humana le hemos causado al medioambiente y que responde a la pregunta de si seremos capaces de revertir el camino hacia la destrucción. Ese es el tema de Plan B 4.0 Movilizarse para salvar la civilización, un libro de Lester Brown que no escatima en motivos para la preocupación, pero tampoco en razones para manter viva la esperanza.

“PLAN B 4.0 MOVILIZARSE PARA SALVAR LA CIVILIZACIÓN”

LESTER BROWN

2008

EARTH POLICY INSTITUTE

436 PÁGINAS

Plan B 4.0 Movilizarse para salvar la civilización es una obra en la que Lester Brown enfatiza la urgencia de salvar la civilización, no el planeta. En este libro es clara la intención del autor cuando dice que la Tierra no está en peligro, sino que estamos en peligro los seres humanos que gracias a las actividades que desarrollamos hoy sobrellevamos varias crisis, en especial una alimentaria que nos podría poner en jaque como especie. ¿La Tierra? Está afectada, pero no en peligro. Seguiría existiendo a pesar de epidemias, contaminación, catástrofes, guerras, explosiones nucleares. Nosotros tal vez no. El autor hace un recorrido por los principales problemas que enfrentamos: cambio climático, erosión, aumento de estados fallidos, entre otros. A pesar del panorama desalentador, muestra cómo en otras épocas naciones enteras se movilizaron para reorganizar industrias completas con un objetivo común: la guerra. No solo da ejemplos de la determinación que como especie tenemos para lograr algo, sino que presenta el presupuesto para mejorar aspectos ambientales y sociales. Un libro que muestra la cruda realidad pero que da soluciones, plantea escenarios en donde el petróleo deja de ser protagonista y menciona acciones claves que pueden cambiar el rumbo del futuro invocando decisiones individuales y colectivas. “Salvar la civilización significa reestructurar la economía, restaurar los sistemas naturales, erradicar la pobreza, estabilizar el clima y sobre todo, recobrar la esperanza”.

LA INVENCIÓN DE LA NATURALEZA: EL NUEVO MUNDO DE ALEXANDER VON HUMBOLDT

ANDREA WULF

2015

TAURUS

578 PÁGINAS

Puede que no haya inventado la naturaleza pero sí inventó la manera como la conocemos hoy: una red de vida en la que cada acción que el hombre ejerce sobre ella tiene un efecto. Por eso el título de esta biografía de Alexander von Humboldt, el padre olvidado del ecologismo, no puede ser más indicado. Este joven de la clase alta prusiana del siglo XVIII dudaba de que el conocimiento se extrajera de los libros y esa fue la convicción que lo llevó a explorar la Tierra con 42 cajas de instrumentos científicos cuando viajar no era nada fácil. Se embarcó hacia Suramérica cuando esta era casi una tierra incógnita (1799), desechó una vida de privilegios para ver cómo funcionaba el mundo y descubrió casi 2.000 plantas y especies en el subcontinente que hasta el momento los botánicos desconocían. Llegó a ser el científico más reconocido de su época (hasta Napoleón y Shakespeare lo leyeron), fue amigo e inspiración de Goethe, pasó una temporada con el presidente estadounidense Thomas Jefferson, estuvo con Simón Bolívar el día que el prócer prometió por primera vez liberar a Venezuela y era un fiel seguidor del trabajo de José Celestino Mutis, a quien conoció durante su paso por Bogotá. Charles Darwin lo leyó hasta el cansancio y reconoció que no habría podido escribir El origen de las especies sin las ideas de Humboldt. Sin embargo, el mundo moderno subvalora su legado y, por lo menos fuera del mundo académico, el primer científico que habló del cambio climático inducido por humanos está totalmente olvidado. Esta biografía logra magistralmente algo que hace mucho debió haber pasado: rescatar a Humboldt del panteón de los grandes pensadores que cambiaron nuestra forma de ver el mundo natural.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.