Macaco

Hace 20 años, llegaban a las playas del Caribe Colombiano 600 tortugas a poner sus huevos. Hoy, con suerte, llegan diez. De 1.000 huevos de tortuga, solo una llega a edad reproductiva. Además, las 7 especies autóctonas de nuestro país se encuentran en peligro de extinción. Macaco habló con Semana Sostenible sobre la experiencia de devolver una tortuga en vía de extinción al mar.  

Semana Sostenible: Llama la atención que un español se involucre con una campaña ambiental colombiana. ¿Que lo impulsó a embarcarse en este reto?

Macaco:
Mi trayectoria nunca ha estado marcada ni por banderas ni por países. Me considero hijo del mundo. Puede sonar abstract, pero no soy ni de aquí ni de allá. Desde hace muchos años he convivido con músicos de todos lados y eso ha marcado mi realidad. Al final existen las personas y las personas hacen los lugares. En Historias Tattooadas hay desde canciones de amor hasta canciones medioambientales y sociales sin ser panfletario. Apareció esta propuesta en la que el equipo de biólogos de la Fudnación Mundo Marino de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, encabezado por Aminta Jauregui, me recibió para mostrarme las instalaciones de la fundación y contarme de primera mano cuál es la labor que hacen en Santa Marta donde están las 7 especies de tortugas colombianas en peligro de extinción. Documentamos este viaje en imágenes y la idea es llamar la atención sobre este tema. Por eso creamos el hashtag #SoySemillaMarina para lograr que fueran las personas con su tuits quienes devolvieran al mar a una tortuga bautizada “Semilla”, la cual fue cautivada por pescadores de la zona y estuvo en rehabilitación varios meses. Cada tuit sumaba para desbloquear cada uno de los 4 capítulos de un documental que muestra cómo devolvía a esta tortuga a su hábitat natural. Lo maravilloso fue que lo logramos y ahora se puede ver cada capítulo en mi cuenta oficial de YouTube (Vea el primer capítulo aquí) . Esto muestra que la gente sí responde y que cambiar el mundo es más fácil de lo que parece.

Semana Sostenible: De toda esta experiencia, ¿Qué fue lo que más lo impacto?

Macacao:
Soy fan de la naturaleza y digo Fan con mayúscula. Cuando veo el mar me pongo como un niño. Y creo que el mar nos limpia igual que las montañas y el deporte. Santa Marta es maravillosa y como dije el lugar se hace con las personas. En este caso con el equipo de biólogos que me acompañaron que aman su trabajo, son impresionantes, y te meten en su película rápidamente. Trabajan día a día y hacen un trabajo importante y de mucho sacrificio. Solo estando ahí uno entiende eso. Ellos analizan células y también limpian el caparazón de las tortugas para que no se les enganchen algas, hacen de todo. Así te van enseñando pasos clave y muy especiales de su trabajo que son un ritual. Eso fue lo que más me impresionó. La pasión por su trabajo.

Semana Sostenible: ¿Cuál crees que debería ser la participación del gobierno y la sociedad civil en iniciativas como estas?

Macaco:
Creo que debería ser toda. Porque estas personas trabajan para todos y lo que hacen nos hace bien a todos. Y así no quieran hablar del equilibrio medioambiental hay un lado económico y si una parte de estos ecosistemas muere, va a afectar una economía. Esto es parte de la esencia de Colombia. Este es su patrimonio. Esto se oye muy poético, pero si lo vemos en perspectiva nosotros somos solo un pedacito de este mundo.

Semana Sostenible: ¿Qué es lo más urgente en la conservación de tortugas?

Macaco:
Lo más urgente es hablar del tema. El hecho de que los medios, los músicos o la sociedad civil hablen de esto es clave. Lo he dicho en mis conciertos. Cuando entusiasmas a las personas haces que se interesen, que investiguen. Y eso tiene eco en nuestros mandatarios y los obliga a ponerse las pilas.

Semana Sostenible: ¿De dónde salió su filosofía de vida?


Macaco:
Creo que fue la suma de muchas cosas lo que me hizo ser así. Desde pequeño recuerdo a mi madre diciéndole a sus amigas que me costaba mucho subir de peso. Cuando estaba en el mar, en la naturaleza, eso cambiaba. Me daba hambre y comía. Y así ha sido siempre. Soy, como ya dije, un amante del mar, de la naturaleza y me siento mejor en ella y eso me ha llevado a involucrarme en proyectos que ayuden a conservarla.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.