Lolë se ha posicionado en Estados Unidos, Canadá y Europa como una de las tiendas de artículos de deporte y yoga para mujeres más destacadas del mundo. Sin embargo, sus creadores quisieron que su propósito fuera más amplio y por eso crearon el Lolë White Tour que viaja por las capitales de diferentes países con un objetivo: reunir multitudes en una gran clase de yoga que, junto con la participación de músicos reconocidos, busca mandar un mensaje de unión y paz al mundo.

Después de una gira exitosa en 2014, en 2015 el tour llegó a Nueva York después de pasar por Montreal y París. La cita era en el Great Lawn (gran césped en español) de Central Park En Nueva York, a tres cuadras del Museo de arte Metropolitano (MET por sus siglas en inglés).

Solos o de a grupos de tres y cuatro fueron llegando los asistentes del evento, mujeres en su mayoría. Todos vestidos de blanco como lo exigía el código de vestimenta del tour y todos dispuestos a esperar una hora o más a que terminaran de llegar el resto de personas. Y es que cada detalle del tour está tan bien pensado que al comprar una boleta o al adquirir una de las boletas gratuitas, que son escasas y se agotan de inmediato, los organizadores le asignan a cada asistente una hora de llegada. Estas horas varían con el fin de evitar que se armen largas filas de espera a la entrada de los eventos.

Cada sesión de yoga está acompañada de músicos famosos. En el Central Park la cuota de música la cubrieron Ingrid Michaelson, cantautora estadounidense cuyas composiciones han aparecido en varios programas de televisión y que debutó con su último álbum en el número 5 de la lista Billboard, y Donna de Lory, quien combina el pop con estilos tradicionales como la música celta y estilos contemporáneos como la electrónica.




A cargo de la sesión de yoga estuvieron tres expertos. Elena Brower: que ha enseñado yoga por más de 16 años y cuyo libro, Art of Attention o El arte e la atención en español, ha sido traducido a más de 6 idiomas; Collen Saidman Yee a quien el New York Times nombró “la primera dama del yoga”, su estudio Yoga Shanti en Nueva York es uno de los más conocidos en el mundo; y Rodney Yee, esposo de Collen y uno de los mejores maestros de yoga del mundo.

El evento duró 6 horas entre la llegada de los asistentes. Tanto la sesión de yoga como la discusión espiritual tuvieron lleno total y los mensajes fueron de energía, paz y unidad para el mundo. Cientos de hileras de personas, todas con su tapete de yoga amarillo cortesía de Lolë, se veían hasta el final del Great Lawn siguiendo las instrucciones de los maestros que estaban en la tarima con las dos cantautoras. Como bien lo dijo Brower “este evento que mezcla música y yoga y que fue creado para llevar bienestar y paz al mundo es algo inigualable y hermoso”.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.