Desde que Donald Trump mostró sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca en 2016 muchos dudaron que el candidato estuviera a estas alturas liderando la intención de voto entre los votantes pertenecientes al Partido Republicano. Trump con una campaña cimentada en el odio racial y con la mira puesta en los inmigrantes ha logrado cautivar al voto ultraconservador en los Estados Unidos, un voto que paradójicamente ha resultado ser también el más ignorante del país norteamericano.

Sin embargo, algo realmente insólito ocurrió el fin de semana pasado cuando el Public Policy Polling publicó una encuesta realizada entre los votantes republicanos para las primarias (elección que decidirá el candidato del partido republicano). En el sondeo casi un tercio apoyarían un posible bombardeo a Agrabah, algo que de entrada no sorprendería de no ser porque dicho reino solo existe en la ficción.

Quizá el nivel intelectual de los encuestados no fue el mayor y quizá también por eso dentro de la misma encuesta los seguidores de Trump apoyan soluciones tan inverosímiles como prohibir la entrada de musulmanes a los Estados Unidos y revivir los campos de prisioneros ubicados en Japón desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Ante la pregunta “¿apoyaría o se opondría a bombardear Agrabah?” 57% de los encuestados respondió que no estaban seguros, mientras que el 30% apoyarían dichos bombardeos y solo un 13% de las personas se opondrían a la incursión aérea. No obstante los demócratas no se salvaron ya que el 55% desconocieron que la región es ficticia 19% de los demócratas apoyarían el bombardeo y 36% se opondría. Dentro del mismo sondeo también sorprendió la creencia que tenían los republicanos de hechos difíciles de comprobar, 36% creen que miles de musulmanes celebraron en New Jersey el colapso del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001.

 A pesar de estos resultados algo risibles lo que queda en claro es que cada salida en falso del excéntrico multimillonario en vez de restarle votos le suma, una buena noticia para los demócratas que, en caso de no ocurrir nada extraordinario, de seguro barrerán en las próximas elecciones presidenciales. Una derrota que de ocurrir no se sabe si sepultará definitivamente o fortalecerá a Trump en el terreno político.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.