Scott Kelly. (Foto: Archivo SEMANA)

En un experimento sin precedentes, la NASA estudió durante cerca de un año la manera en que la microgravedad afecta los genes humanos. El protagonista fue el astronauta Scott Kelly, quien permaneció 340 días en órbita en la Estación Espacial Internacional y el elemento de control fue su propio hermano gemelo, Mark, quien permaneció en la tierra durante ese mismo periodo.

Le puede interesar: 30.000 dólares por recoger heces de astronauta

Al regreso de Scott, y tras varios estudios genéticos, se comprobó que el astronauta experimentó cambios en las expresiones de sus genes y un acortamiento en los telómeros (extremos de los cromosomas). Según los científicos encargados del experimento, esta modificación fue causada por su larga exposición a las condiciones de gravedad del espacio.

Vea también: De paseo por la Estación Espacial Internacional en Ultra HD

Sin embargo, todavía no se conocen las implicaciones que para Scott tendrá esta modificación en su ADN. Solo hasta que se publiquen los resultados del estudio, a finales del próximo año, se sabrá cómo se alteró la vida del astronauta luego de pasar cerca de un año en el espacio.

Vea: NASA descubre 1.284 nuevos planetas fuera del Sistema Solar

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.