La educación en el cuidado del medio ambiente parte de la responsabilidad de los padres y de los hábitos de consumo que estos asumen desde el nacimiento del bebé.

La idea es sencilla: El aumento de la población mundial y el mantenimiento de las tendencias actuales de consumo harán que el mundo se vuelva insostenible. ¿Cómo alimentar a cerca de 9.100 millones de personas que habitarán el planeta en el año 2050? El horror.
De acuerdo con la ONG Population Matters, la clave de la sostenibilidad de la raza humana se haya en que “somos muchos” y la tierra no es capaz de brindar los recursos a toda la población, en este sentido la solución para esta organización es reducir las cifras de natalidad en todos los continentes. 
Sin embargo, la tendencia de consumidores más responsables ha llevado a pensar que es necesario educar generaciones más comprometidas con el medio ambiente. Esto quiere decir que es necesario estimular patrones de consumo responsable en los cerca de 367.000 niños que nacen al día e igualmente, desde la crianza apuntar a prácticas más ecológicas. Estas son algunas recomendaciones que van más allá de los pañales.
Leche materna
En caso de que la leche materna sea una opción para la madre, no sólo se le estará dando al pequeño el alimento con mayores nutrientes, sino que estará librando al planeta de  tener que lidiar con los empaques de la leche de fórmula, además de la huella de carbono que la producción de este tipo de alimento implicaPasos  (transporte, luz, agua). 
Además, como lo afirma La Leche, una ONG británica en pro de amamantar a los bebés,  "No existe ningún alimento que sea más respetuoso con el medio ambiente. La leche materna es sostenible, renovable, sale a la temperatura adecuada y no se desperdicia”. 
No al tetero de plástico
Si es totalmente necesario el uso del tetero, un tip ambiental para los padres es usar botellas que no sean plásticas, por ejemplo, las de vidrio resistente son una buena opción. Además, hay que tener en cuenta que muchos de los biberones de plástico contienen Bisphenol (BPA), PVC y Melamina, componente que se pueden volver tóxicos al con el calor. 
Comida hecha en casa
Es verdad que ser una madre totalmente dedicada al hogar es una tarea titánica en estos tiempos. No obstante, dedicar un poco de tiempo a preparar la comida del bebé en casa no sólo permite garantizar que los alimentos sean frescos, libres de preservativos y conservantes, sino que se evita el consumo de productos plásticos o que han sido regados con pesticidas, por ejemplo.
Productos de cuidado para la piel
El 70% del contenido que aplicamos en nuestra piel es absorbido por el organismo. Tomar el hábito de leer las etiquetas y saber qué ingredientes y componentes están presentes en los productos que se utilizan para él bebé, parte de la responsabilidad de los padres de evitar comprar productos con tóxicos o que provengan de comercio injusto.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.