La historia del abuelo búho al ritmo de rap, una ranita que le canta al agua, y la risa del colibrí son algunas de las canciones que con ritmos contemporáneos se acercan a la familia en la puesta en escena "Un Bosque EnCantado" del grupo Colectivo Animal.    

A través de canciones, en la que cada animal se convierte en protagonista, el concierto tiene por objetivo transmitir valores y tradiciones indígenas en relación con la naturaleza.

"Por medio de la música traemos a los niños y a los padres a un mismo espacio en el que buscamos que disfruten del concierto igual que los niños. En lo pedagógico, exploramos las virtudes y valores que tienen estos animales para ciertas culturas nativas", explica Daniel Roa, integrante de Colectivo Animal.

La segunda temporada de presentaciones es la consecuencia de un trabajo que la agrupación viene realizando desde 2011 cuando Tatiana Samper, Daniel Roa y Camila Rivera se unieron con el fin de traducir sus investigaciones en culturas indígenas latinoamericanas a un lenguaje que la familia entendiera. Fue así como descubrieron que la mejor forma de hacerlo era a través de ritmos contemporáneos como el hip hop, el ska y el rock que los adultos reconocen como propios y que para los niños son sonidos llamativos que oyen hoy en día.

"Está pensado para creer en los niños como oyentes. Ellos tienen una capacidad de escucha evolucionada que muchas veces se subestima. Tenemos percusión, bajo, guitarra, ukulele, percusión menor", asegura Roa.

Los tres fundadores de Colectivo Natural afirman que desde el comienzo la idea ha sido integrar de manera visual el concepto de  "Un Bosque EnCantado".

"Hemos integrado todo lo que esperamos de la vida en el proyecto desde lo visual y auditivo. Tuvimos el reto de transmitir mensajes del ciclo de la vida y por ejemplo si el árbol se vuelve cartón queríamos cerrar el círculo convirtiendo al cartón en un árbol", explica Camila Rivera. 

Los tres integrantes aseguran que la integración se da de forma natural pues todos están involucrados en la composición de las letras, producción de la música y construcción de la escenografía. 

En las once canciones que forman el repertorio, hay once animales protagonistas que conviven con elementos como el agua y otros elementos de la naturaleza. En ese imaginario logran sembrar mensajes de respeto, amistad, determinación y confianza; cualidades que le atribuyen a cada animal. 

Los mensajes de cada uno son inspirados en la visión de los abuelos indígenas, quienes conservan hoy día una verdadera relación con la vida y la naturaleza. Según ellos, los animales nos traen recuerdos sobre nuestra esencia más profunda. La arañita, por ejemplo, nos muestra nuestra capacidad de diseñar y materializar nuestros sueños siendo parte del gran tejido invisible de la vida, el búho nos recuerda la conexión con nuestros ancestros y sus aprendizajes y el jaguar la valentía para ir a cazar lo que queremos. 

La obra ha tenido gran aceptación del público, su metodología de entretenimiento, pedagogía e integración se ha convertido en una hora de encantamiento para las familias. 

Un Bosque EnCantado se está presentando en el Teatro Nacional la Castellana durante 10 domingos hasta el próximo 14 de junio.  Las boletas se compran en la taquilla del teatro o a través de tuboleta.com


Un Bosque EnCantado inicia temporada 2015 en Bogotá


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.