.

Sonia y su hermana crecieron jugando con muñecas de segunda mano y juguetes hechos en casa. Al crecer en Tasmania la naturaleza siempre ha sido un factor importante en sus vidas. Por eso, después de perder su trabajo como comunicadora científica en 2014, Singh se dio a la tarea de buscar muñecas de segunda que pudiera "restaurar". Así se creó el proyecto Tree Change Dolls. 

Esta restauración consiste en limpiar el maquillaje y los rasgos exagerados de estas muñecas con removedor de esmalte para luego pintarle una cara más natural. Además, la madre de Singh les hace prendas más cómodas a las muñecas y juntas las peinan y les arreglan partes del cuerpo como pies o manos que estén dañadas.  El nombre del proyecto viene del concepto de darle a estos juguetes un giro absoluto. 

Las razones detrás del proyecto, que se ha vuelto viral en redes sociales, son: primero, hacer de muñecas que ya no eran usadas  algo con lo que se pueda jugar de nuevo. Segundo, crear muñecas que sean más similares a las niñas que juegan con ellas y que les transmitan mensajes valiosos como: ser quienes son, sin importar su apariencia; volver a jugar en la naturaleza y ser más naturales y espontáneas. (Vea: La discapacidad no existe a los ojos de los niños)

La transformación de las muñecas es innegable y muestra, además, que las muñecas originales  promueven ideales de imagen irreales.

A continuación vea algunas de las transformaciones del proyecto (todas las imágenes son tomadas del Tumblr oficial de Tree Change Doll):








Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.