Un viejo adagio malayo dicta “si los orangutanes no hablan es para que no los pongan a trabajar”, esto a raíz que son una de las especies animales que han mostrado mayores índices de inteligencia, incluso se estima que el genoma humano y el del orangután son idénticos en un 97 por ciento.

Pero también existe una característica que hace especiales a estos animales y es la empatía que reflejan frente a sus congéneres y frente a otras especies del reino animal.

Este es el caso de un orangután hembra que en el safari de Playa Myrtle en Carolina del Norte (Estados Unidos) que es niñera de dos pequeños bebés tigres. La peculiar situación se da porque la madre de los dos felinos recién nacidos no puede estar presente para cuidarlos . 

El primate vio lo que hacían los cuidadores del lugar y "decidió" que podía echarles una mano. Así que como una cariñosa madre arrulla, amamanta y cuida a las crías como si fueran propias. 


Una lección de empatía que debe poner a pensar a más de un humano.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.