El pasado 12 de abril fue hallado muerto un manatí en la Ciénaga de Paredes, jurisdicción de Puerto Wilches, en Santander; 37 días despues, fue encontrado otro y ahora se revive la escena con un nuevo ejemplar hallado sin vida flotando en el agua.

Por ahora se desconocen las causas que están ocasionando la muerte de estos animales, que en promedio pueden pesar 500 kilos o más. Habitantes del corregimiento de Campo Duro mostraron su indignación por este nuevo caso y porque consideran que falta atencion por parte de las autoridades municipales y de la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS).

Para los habitantes de la región, las hipótesis sobre la causa de la muerte de estos ejemplares son muchas, pero de acuerdo con las investigaciones realizadas por la autoridad ambiental en los dos hallazagos anteriores no hubo un diagnóstico concreto ya que no se realizaron necropsias. 

Le recomendamos: Denuncian muerte de manatíes en la Ciénaga de Paredes

En mayo pasado un manatí fue hallado muerto en la misma Ciénaga. Foto: CAS

Ante la muerte de un nuevo ejemplar, la comunidad aledaña a la ciénaga de Paredes considera necesario que se haga un análisis al agua para determinar si el animal murió intoxicado y qué impacto tendría la contaminación de las aguas que podrían estar aportando o la ganadería intensiva de búfalos en cercanía a la ciénaga o el desarrollo de cultivos aguas arriba de la quebrada la Gómez.

La comunidad de la región hizo un llamado al gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, y a la autoridad ambiental CAS, para que realicen un seguimiento a estos animales y adelante un estudio del agua con el fin de determinar las causas exactas que generan estas muertes. 

Análisis del agua

Frente al hecho, la CAS informó que debido a la muerte del manatí en mayo pasado, la entidad realizó un estudio al agua de la ciénaga, y a partir de los análisis (cloruros totales, cloruros, conductividad eléctrica, DQO, Hierro total, nitrógeno amoniaco, sulfatos y PH), concluyó que los tres parámetros comparables con la norma la norma 1076 de 2015, (cloruros totales, hierro total y cloro total) cumplen con la misma. Solo el hierro presenta un valor por encima de lo establecido para la conservación de fauna.

Sin embargo, de acuerdo con la mismas institución, los valores reportados no son tan elevados como para llevar a la muerte a un mamífero de aproximadamente 600 kilogramos, que tiene la capacidad de vivir en agua dulce, aguas saladas o aguas salobre, por lo que se encuentra necesario realizar una necropsia al manatí fallecido.

Le sugerimos: EN IMÁGENES: El manatí, una especie vital para los ecosistemas

El director de la CAS, Alexevith Acosta, manifestó que resulta alarmante que en lo corrido del año, se haya presentado la muerte de tres manatíes. "Como autoridad ambiental hemos hecho presencia y adelantado acciones para establecer las causas; sin embargo, el uso de trasmallo sigue siendo una afectación, y aunque ya realizamos un monitoreo al agua, estaremos atentos a los resultados que arroje esta necropsia, ya que en los casos anteriores no ha sido posible realizarlas, por el estado de descomposición de los cuerpos”.

Por tal razón este martes, una comisión de la Corporación, estará en el lugar para practicar la necropsia, escuchar a las comunidades y explorar otras hipótesis, concluyó el directivo.