Lograr el nacimiento de Alex, la primera cría en México de pingüinos gentoo, implicó climatizar a seis grados centígrados el aire y el agua donde ahora nada en un acuario capitalino, y la simulación de una costa rocosa antártica.

Se trata del primer polluelo de la especie Pygoscelis papua -un ave marina subantártica- nacido en el país como parte de un programa de reproducción del Acuario Inbursa, en Ciudad de México.

De abundante plumaje grisáceo y pico amarillento, Alex, que nació el 2 de diciembre, es cría de una pareja de pingüinos japoneses, y su nacimiento resulta un hito para "un lugar con clima cálido o templado", según los encargados del proyecto.

Para el nacimiento del animal se requirió hacer adaptaciones especiales que permita su pupervivencia. Foto: Pedro Pardo/AFP

"Los ejemplares de cuarta generación bajo cuidado humano nacieron en Japón y esta es nuestra primera generación nacida en México", dijo a la AFP la veterinaria Patricia Velázquez, encargada del pingüinario.

El equipo responsable de estas aves marinas ya había intentado su reproducción, sin éxito. En septiembre pasado, una de las hembras puso algunos huevos, pero todos resultaron estériles.

Le recomendamos: Regocijo por nacimiento de tres guacamayos rojos luego de 150 años

"Mary y Beto (padres de Alex) tuvieron la cópula, pusieron un huevo y de ahí a los 38 días comenzó a eclosionar", explicó Velázquez. Estos padres son dos ejemplares adultos de cuarta generación nacidos en cautiverio y traídos desde Japón en la inauguración del acuario, hace un lustro. 

Juguetón y bravo 

Andrés Flores, jefe de entrenadores y bienestar animal del acuario, describe al más pequeño de esta colonia de aves como "curioso, juguetón, noble y muy temperamental".

Considerados los más veloces de su tipo bajo el agua, los pingüinos gentoo tienen un tiempo de gestación promedio de 35 días. Al nacer, Alex pesó 800 gramos y ya alcanzó los 1,7 kilogramos. De adulto podría llegar a pesar ocho kilos y medir unos 75 centímetros, según los expertos.

En vida silvestre, "los pingüinos de esta especie tienen un registro de hasta 20 años, pero los nacidos bajo cuidado humano logran vivir el doble de tiempo", señaló Velázquez.

El pequeño animal es hijo de una pareja de padres japoneses, también criados en cautiverio. Foto: Pedro Pardo/AFP

Las principales colonias de pingüinos gentoo se ubican en las islas Malvinas, Georgia del Sur y Kerguelen, aunque también habitan en la península Antártica.

En este acuario viven 16 pingüinos adultos: tres parejas de la especie gentoo y cinco del tipo barbijo (Pygoscelis antarcticus), que comparten hábitat en las zonas más frías de la Antártida.

Aunque no está amenazado, el pingüino gentoo es una especie vigilada por organizaciones ambientalistas internacionales con fines de preservación de la biodiversidad.

Le sugerimos: Espectacular nacimiento de 24 dragones de mar por primera vez en Europa 

El programa de reproducción de especies marinas en cautiverio del acuario, considerado el más importante del país, inició en 2016 y también incluye tiburones, así como varias especies de ranas. 

Localizado en un exclusivo barrio del oeste de Ciudad de México, el Acuario Inbursa fue patrocinado en sus inicios por el magnate mexicano Carlos Slim y está construido a 26 metros de profundidad. Fue inaugurado en 2014 y alberga unos 3.000 ejemplares de 230 especies, incluidos varios tipos de tiburón y mantarrayas.

*Con información de AFP