El cambio climático y las altas temperaturas le están pasando cuenta de cobro a la icónica Gran Barrera de Coral de Australia, que durante el último verano, registrado a finales de 2019 y primeros meses de 2020, enfrentó su tercer blanqueamiento masivo de corales en cinco años, con graves afectaciones para sus ecosistemas.

“Vimos blanqueamiento de corales tanto en la superficie como a una profundidad de hasta 16 metros”, dijo la organización australiana Climate Council, al llamar la atención sobre el gran impacto que esto genera en millones de especies que allí habitan.  

La Gran Barrera de Coral, que tiene el tamaño de Japón, es la estructura individual compuesta por organismos vivos más grande del mundo. Un gran atractivo turístico, que se ha convertido en aporte importante para la economía australiana y generadora de miles de puestos de trabajo. En 2018, generó alrededor de 64.000 empleos y contribuyó con al menos 6.400 millones de dólares.

Los cambios en la acidez y la temperatura del océano registrados en los últimos tiempos provocan la muerte de las algas que viven asociadas de manera simbiótica a los corales, fenómeno que se muestra de una manera muy evidente con la pérdida de sus llamativos colores. Los corales se alimentan de estas algas y sufren un estrés fisiológico que puede terminar significando su muerte, y con ella la de los ecosistemas que dependen de ellos.

Científicos y activistas han alertado sobre la situación de blaqueo que enfrenta la Gran Barrera de Coral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, dado que no ha tenido tiempo de recuperarse de eventos similares registrados en 2016 y 2017, considerados más severos que los anteriores de 1998 y 2002.

Las altas temperaturas han generado los blaqueamientos. Foto vía Twitter de Terry Hughes

La situación climática afrontada por Australia en 2019 no fue de menores magnitudes. El año pasado se convirtió en el más caluroso y seco para ese país, desde 1910, según datos de la Oficina de Meteorología. La temperatura promedio del año pasado fue de aproximadamente 34,7 °C, pero tuvo días de 40 grados °C, que motivaron los crecientes incendios que arrasaron con milllones de hectáreas de bosques. Esto contrastó con muy pocos niveles de lluvia. 

Esta circunstancia llevó a que, según Climate Council, se registrara un aumento de la temperatura del agua en el arrecife hasta 2 grados centígrados por encima de lo normal, generando el blanqueamiento de extensas áreas de corales. 

Grave afectación

La Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral informó que han realizado observaciones aéreas y en el agua, y se recurrió a la ciencia y la tecnología disponibles para comprender las condiciones actuales.

El periódico The Guardian reveló que el profesor Terry Hughes, director del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral en la Universidad James Cook, concluyó que el arrecife experimentó un blanqueamiento masivo severo en el verano 2019-20. Hughes evalúo más de 800 arrecifes y en la última semana ha estado sobrevolando el lugar, encontrándose con áreas muy afectadas por el fenómeno climático.

A través de una comunicación oficial, la autoridad informó que la gravedad del daño varió ampliamente y que algunas áreas del sur que se habían salvado durante los eventos de blanqueamiento masivo registrados en los años 2016 y 2017, en esta oportunidad sí se vieron afectados de forma severa, mientras que los de las partes norte y central, incluso cerca de Cairns y Port Douglas (zonas turísticas), experimentaron un blanqueamiento moderado, por lo que se espera que los corales de estas áreas logren un proceso de recuperación.  

"Una vez que se completen los estudios aéreos, podremos comparar este evento con los de 2016 y 2017", informó la autoridad en  el comunicado oficial. 

El último informe presentado por esta entidad sobra la "salud" de la Gran Barrrera, en agosto del año pasado, pasó la condición de los corales de "mal" a "muy mal", debido al cambio climático y la sobrepesca, lo que podría poner en peligro su condición de Patrimonio Mundial. 

Amenaza climática

El calentamiento global causado por la escalada de los gases de efecto invernadero atmosféricos es una gran amenaza para los ecosistemas de arrecifes de coral del mundo.

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, hay evidencia de que la mayoría de los arrecifes de coral tropicales desaparecerían por cuenta del aumento de las temperaturas. Por esta razón, el cambio climático se convierte en el mayor desafío que enfrenta el arrecife.

El activista de la Sociedad Australiana de Conservación Marina, Shani Tager, dijo que la noticia de un nuevo blanquemiento es devastadora para el arrecife, para las especies que apoya y las comunidades que dependen de su salud. Dijo que las industrias de arrecifes que se tambalean por el impacto del coronavirus necesitan apoyo a corto y largo plazo, pues cuando todo esto pase se requiere de lugares hermosos como este para sanar. "Eso significa que necesitamos un arrecife saludable y políticas climáticas que le den una oportunidad de luchar".


Por su parte, Kate Smolski, de Greenpeace Australia, dijo que los futuros paquetes de estímulo económico deben incluir medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, con el fin de evitar que estas situciones se sigan registrando. 

Este ecosistema es vida para millones de seres.

¿Por qué es importante la Gran Barrera de Coral?

Los arrecifes de coral son algunos de los ecosistemas marinos más imporantes del planeta, debido a que por lo menos un tercio de todas las especies marinas dependen de ellos.

La Gran Barrera de Coral es el más importante de todos estos ecosistemas y el más grande del mundo. En una superficia de más de 340.000 kilómetros cuadrados alberga a más de 1.500 especies de peces, 411 de corales duros y docenas de otras especies.

Este gran arrecife es uno de los indicadores clave de la salud de la biosfera y de los efectos del calentamiento global. es un termómetro de la destrucción que ha venido generando el hombre en el planeta con la actividad industrial.

Según expertos y científicos, solo el control del cambio climático podría asegurar la viabilidad de esta extraordinaria estructura vida de la cual dependen millones de seres.