* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

Los árboles, esos grandes patrones de los bosques, son cruciales para los ecosistemas del país y del mundo. Una de sus principales funciones, tanto en los jóvenes como en los árboles adultos, es la de absorber el dióxido de carbono del aire y expulsar oxígeno, para así permitir la vida de las especies del planeta Tierra.

Mientras estas plantas sigan manteniendo el carbono, es posible reducir las alteraciones climáticas, de acuerdo con el consenso científico.

Le recomendamos: Cinco ejemplos que demuestran que sí es posible descontaminar los ríos

Además, los árboles también benefician a las fuentes hídricas, pues los que se encuentran en las laderas de las montañas y las pendientes de los ríos, contribuyen a detener la escorrentía y a preservar todo en su lugar.

Una de las funciones principales de estos indiviuos vegetales es la de absorber el dióxido de carbono del aire y expulsar oxígeno, para así permitir la vida de las especies del planeta tierra. Foto: DW. 

El aumento desaforado de la deforestación preocupa a la humanidad y pinta un futuro desfavorable para todos los huéspedes del planeta. Solo en 2019, cada seis segundos se perdió una extensión de bosque primario equivalente a una cancha de fútbol en los trópicos, de acuerdo con un informe de la plataforma de monitoreo Global Forest Watch.

Es por eso que cada vez se hace más urgente reverdecer los espacios naturales con el fin de darle un respiro a estos ecosistemas y a toda la vida que allí se desarrolla.

Le sugerimos: Caracoles africanos, una especie invasora que también preocupa en Cundinamarca

En ese sentido, sembraron más de 53.000 árboles en Bogotá durante 2020. El Jardín Botánico se encargó de 10.141 individuos que fueron ubicados en espacio público y privado, y la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) plantó 43.043 en diferentes ecosistemas de la Estructura Ecológica Principal como los Cerros Orientales y los humedales.

“Estamos comprometidos con el reverdecimiento de Bogotá a través de una gestión integral de las coberturas vegetales, que incluye la plantación, mantenimiento y mejoramiento del arbolado urbano y los jardines y huertas de nuestra ciudad”, dijo al respecto Martha Liliana Perdomo, directora del Jardín Botánico de Bogotá.

De acuerdo con la Secretaría de Ambiente, las siembras se hicieron principalmente en las localidades de Santa Fe, San Cristóbal, Fontibón, Ciudad Bolívar, Chapinero, Suba, Engativá, Kennedy, Barrios Unidos y Usme.

Asimismo, desde la entidad aseguraron que plantaron “75 especies aptas para las condiciones de la ciudad y propias de los ecosistemas de bosque alto andino de Bogotá, como arboloco, lupinus, cedro, roble, trompeto, chilco, mano de oso, amargoso y laurel de cera”.

De acuerdo con la SDA, “estos individuos dieron oxígeno, ayudaron a limpiar el aire, empezaron a ser hogar de la biodiversidad, embellecieron el paisaje, contribuyeron a regular la temperatura y permitieron la conectividad ecológica”.

También: Navegantes, el proyecto con el que jóvenes protegen y defienden el río Bogotá

Para continuar con el proceso de reverdecer la ciudad, la Secretaría informó que en los tres viveros con los que cuenta hay 226.486 individuos vegetales, de los cuales 149.536 están disponibles para plantar.

La deforestación, en los últimos años, avanza de manera acelerada. Foto: DW. 

“A pesar de la pandemia logramos plantar más de 53.000 árboles y en los años que nos quedan de Gobierno vamos a trabajar para cumplir la meta de plantar 802.000 mil individuos vegetales, labor que realizaremos en conjunto las entidades del Distrito”, dijo la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.