La capital del país se ubica entre las cinco ciudades más transitables del mundo, de acuerdo con una investigación del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP), que analizó la movilidad en capitales con más de 5.000.000 de habitantes. 

Según el estudio, además de la capital colombiana en la lista se encuentran Londres, París y Hong Kong. La capital del Reino Unido supera a casi 1.000 ciudades de todo el mundo en cuanto a la proximidad de los ciudadanos a espacios sin automóviles, escuelas y atención médica.

De acuerdo con los investigadores, hacer que las ciudades sean transitables es clave para mejorar la salud, reducir las emisiones del transporte que provocan el calentamiento del clima y construir comunidades y economías locales más fuertes. No obstante, los resultados del estudio indican que muy pocas urbes en general dan prioridad a los peatones y, por el contrario, están dominadas automóviles.

El informe publicado en The Gardian, indica, por ejemplo, que las ciudades de Estados Unidos tuvieron una baja clasificación debido a la expansión urbana.

Le recomendamos: El paso a la movilidad sostenible es inaplazable 

Entre las capitales con más de 5.000.000 de habitantes, solo Bogotá se ubica entre las cinco primeras en los tres aspectos evaluados para desarrollar el estudio.

Para realizar el listado, los investigadores del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo tuvieron en cuenta: la cercanía de las residencias a lugares sin carros, con parques y zonas peatonales; que las personas dispongan a menos de un kilómetro de acceso a educación y servicios médicos, y que el tamaño de las cuadras sea pequeño, para evitar desvíos y conexiones.

En el primer tema evaluado, las ciudades que aparecen en el top 5 son: Hong Kong, Bogotá, Moscú, París y Londres. En el segundo, la lista la encabeza París, seguido de Lima, Londres, Santiago en Chile y Bogotá y en el tercero aparecen Jartum en Sudán, Bogotá, Lima, Karachi en Pakistán y Tokio.

El Distrito le apuesta a incentivar el uso de la bicicleta para mejorar la calidad del aire. Foto: Archivo Semana.

Según los investigadores, el primer aspecto es clave porque permite mejorar la salud, aumentar las conexiones de la comunidad e incrementar la seguridad de los peatones, dijeron los investigadores. 

La segunda medida tuvo en cuenta la proporción de personas que viven dentro de un kilómetro de la atención médica y la educación, lo cual es clave en términos de calidad de vida y facilidad de acceso a servicios que son esenciales. 

En cuanto al tamaño promedio de las cuadras de la ciudad, los expertos indican que es fundamental que las personas puedan caminar directamente a sus destinos sin desvíos alrededor de edificios grandes.

Menor contaminación

El informe indica que los lugares donde caminar es más fácil y seguro tienen menos contaminación del aire, se genera menos obesidad en los habitantes, los niños tienen más tiempo para jugar, se registran menos muertes en las vías y adicionalmente, los negocios pueden tener un mejor desempeño. El estudio proyecta, por ejemplo, que cerca de 230.000 peatones en todo el mundo mueran en accidentes de tráfico este año.

Le sugerimos: Si cambia el carro por bicicleta dejará de emitir 8 kilos de CO2 cada día

“Con el fin de proporcionar condiciones para caminar seguras y atractivas, es esencial cambiar el equilibrio del espacio en nuestras ciudades lejos de los automóviles”, dijo Heather Thompson, directora de ITDP, que tiene su sede en Nueva York. El Instituto indicó que la necesidad era particularmente urgente ya que la pandemia de coronavirus estaba alejando a las personas de caminar y del transporte público y entrar en automóviles privados.

“Las calles de nuestras ciudades en todo el planeta ya están llenas de automóviles”, mencionó Taylor Reich, investigador del ITDP. “Si realmente quieres ver lo peor para la transitabilidad, son las ciudades realmente extensas de los EE. UU. Pueden tener grandes aceras, pero todo está tan alejado que es prácticamente imposible caminar hasta la tienda de comestibles o la escuela ".

Incentivar el uso de la bicileta ha sido una de las políticas de las administraciones de Bogotá. Foto: Jonathan Chiquiza 

Otras ciudades que, según el informe, obtienen una puntuación alta por su cercanía a espacios sin automóviles se encuentran Berlín y Barcelona en Europa, Melbourne y Sydney en Australia, mientras que Washington ocupa el puesto 25 en el mundo. En cuanto a la cercanía a la atención médica y las escuelas, Katmandú en Nepal y Atenas en Grecia son altas, mientras que Toronto en Canadá ocupa el puesto 35 y la ciudad de Nueva York se ubica en el puesto 50.

Destaca la investigación, que en Bogotá, hubo un esfuerzo concertado a principios de siglo para crear una ciudad “con más espacio público para los niños que para los vehículos motorizados”, centrándose en los autobuses, la bicicleta y la caminata.