El río Bogotá es uno de los cuerpos de agua más influyentes en la hidrografía del país y a su vez uno de los más contaminados. Varias acciones populares fueron instauradas para que el cuerpo de agua recuperara esa visión cosmológica de los muiscas y dejará de ser visto como una cloaca, las cuales no llegaron a buen término.

Le puede interesar: “El río Bogotá será monitoreado cada tres kilómetros”: director de la CAR

Su recuperación parecía una tarea perdida. Esto hasta que dos fallos, el primero en 2004 por el Tribunal Superior de Cundinamarca, y el segundo en 2014 por el Consejo de Estado, dieron la orden de descontaminarlo. Este último impuso 154 órdenes precisas para las entidades y autoridades que hacen presencia en su cuenca, de las cuales 46 acciones le corresponden al Distrito.

“El Consejo de Estado declara responsables por omisión en el control de los vertimientos de las aguas residuales a 23 entidades nacionales y 43 municipios con competencias en la recuperación del río Bogotá, además de entidades del orden distrital”, cita un informe de la Contraloría de Bogotá sobre los avances en el cumplimiento de la sentencia del río Bogotá, revelado en marzo de este año. 

El aspecto lújubre del río Bogotá es ocasionado por las desargas que le inyectan los ríos Tunjuelo, Fucha y Salitre. Foto: Javier Tobar.

El ente de control distrital puso su lupa sobre las intervención realizadas durante los últimos años por la Secretaría Distrital de Ambiente, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, la Empresa Generadora de Energía (Enel-Emgesa), la Secretaría de Hacienda y la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos.

Le puede interesar: ¿De dónde viene el agua que abastece a Bogotá y a la sabana?

“Como parte de las acciones de seguimiento y vigilancia a los recursos invertidos por el Distrito en el proceso de descontaminación del río Bogotá, entre 2014 y 2018 realizamos seis auditorías, las cuales arrojaron hallazgos fiscales por 326.986.607.050 pesos, además de hallazgos con connotación disciplinaria que se han trasladado a la Personería de Bogotá”, indica el informe de la entidad.

Según la Contraloría de Bogotá, durante los últimos cuatro años, los afluentes de la capital del país que descargan sus aguas residuales en la cuenca media del río Bogotá, Fucha, Salitre y Tunjuelo, no han mejorado su calidad hídrica. “Por el contrario, están condenados a caer vertiginosamente en su nivel de calidad hídrica, situación que conlleva a definir que las acciones implementadas para mitigar y restablecer los atributos a estos afluentes carecen de oportunidad, eficiencia y efectividad”.

El primer golpe fatal que recibe el río Bogotá en su tramo medio viene por parte del río Salitre. Foto: Jhon Barros.

Los sólidos suspendidos totales que estos afluentes le inyectan al río Bogotá pasaron de 86.685 toneladas en 2018 a 118.561 en 2019. Además, la calidad hídrica de los cuatro ríos cuando le entregan sus aguas al Bogotá, es de tipo pobre o marginal.

“Los indicadores de medición de la gestión implementados en virtud de lo ordenado por el Consejo de Estado, no cumplen con los parámetros que deben ostentar, dado que deben ser herramienta para la toma de decisiones oportuna eficiente y eficaz”, concluyó la Contraloría de Bogotá.

La cuenca media concentra 90 por ciento de toda la contaminación del río Bogotá. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Lupa entre 2014 y 2019

La entidad realizó una investigación a las acciones de descontaminación del río Bogotá entre los años 2014 y 2019 por parte de los sectores Ambiente y Servicios Públicos, en cabeza de la Secretaría de Ambiente, Empresa de Acueducto, Emgesa, Secretaría de Hacienda y Uaesp. Estos fueron algunos de los hallazgos:

1. Sectores Ambiente y Hábitat

  • Entre agosto de 2014 y de junio de 2016, la gestión en las políticas, procesos y actividades relacionados con el cumplimiento de la sentencia, no cumplió los principios evaluados de eficiencia y eficacia
  • 24 contratos evaluados, de los cuales 23 son de la SDA por 11.339 millones de pesos y uno al IDIGER por 2.940 millones
  • El Distrito no ha definido una estrategia, proyecto, plan o programa que se centre en el cumplimiento de la sentencia
  • Aunque las entidades han emprendido acciones, estas no son concebidas específicamente para la descontaminación del río 
  • No han cumplido con la adopción de planes de manejo ambiental en las microcuencas ni ajustes en los Planes de Saneamiento y Manejo de Vertimientos 
  • Aún no hay un censo de las empresas y personas que realicen actividades industriales
  • No hay un horizonte claro para la cofinanciación del Parque Ecoeficiente de las curtiembres de San Benito
  • De los 320 curtidores, sólo 32 vienen cumpliendo con el permiso de vertimientos

690 toneladas de carga contaminante recibe a diario el río Bogotá en su paso por la capital. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

2. Sector servicios públicos

  • En el segundo semestre de 2016, el Plan de Desarrollo de la Alcaldía tenía asignados 10.006 millones de pesos para acciones de saneamiento del río,, de los cuales se ejecutó 83 por ciento. 
  • Hay incumplimiento de metas y objetivos en las acciones para el saneamiento del río de Bogotá
  • En el proceso de construcción del interceptor Tunjuelo-Canoas, se encontraron hallazgos con incidencia fiscal por 282.478.969.539 millones

El río Bogotá recibe toda clase de residuos, como cobijas, partes de vehículos y hasta cadáveres. Foto: Javier Tobar.

3. Avances

Secretaría de Ambiente

  • Mantenimiento y sostenibilidad de 46 hectáreas en procesos de restauración en 2016 y 17,7 hectáreas en 2019
  • 107 predios identificados por afectación minera
  • Recuperó 16,4 kilómetros lineales de quebradas y 43 hectáreas en las cuencas del Distrito 
  • En 2017, impuso seis medidas preventivas a curtiembres de San Benito 
  • 13 indagaciones y una sentencia condenatoria 

La canalización de los ríos urbanos fue fatal para la calidad hídrica. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Empresa de Acueducto

  • Actualización del Plan de Maestro de Abastecimiento y formulación del Plan Maestro de Alcantarillado 2016 - 2025 
  • Avance en la ampliación de PTAR Salitre, futura construcción de PTAR Canoas y estación elevadora Canoas
  • Contrato para la construcción del interceptor Tunjuelo-Canoas, túnel de emergencia y extracción de máquinas tuneladoras 
  • Plan para la identificación y corrección de las conexiones erradas del sistema sanitario hasta 2025

Enel - Emgesa

  • 6.785 millones de pesos en mantenimiento del manejo paisajístico del embalse del Muña
  • Actividades de limpieza y nivelación de colas del embalse, mantenimiento de orilla manual y mecánico y conformación de taludes
  • Programa de monitoreo de zancudos y manejo de vertimientos de aguas residuales 

Secretaría de Hacienda

  • Entre 2014 y 2019, el Distrito transfirió 2,03 billones de pesos a la CAR, 15 por ciento del porcentaje ambiental de lo recaudado por concepto del impuesto predial en Bogotá 

Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.