;
BBC

Este miércoles, The Humane Society, una organización de protección de animales, difundió un video en el que se ve a dos hombres, un padre y su hijo matando, a una osa y a sus dos crías mientras los animales hibernaban.

Los hechos ocurrieron en Alaska en abril de 2018 y los dos hombres que aparecen en el video, Andrew Renner, el padre, y Owen, el hijo, se declararon culpables de caza ilegal en enero pasado.

El primero, de 41 años, fue sentenciado a tres meses de prisión efectiva, a pagar una multa de US$9.000 y le revocaron su licencia de caza por diez años.

Lea también: Asesinan osos para sacarles su bilis

Owen Renner, de 18 años, deberá hacer trabajo comunitario y también perdió su licencia de caza, pero por dos años.

Matar crías de osos o hembras osas con sus crías es ilegal en Alaska.

Pero los hombres no hubieran sido castigados si no hubiera habido una cámara de video que el Departamento de Pesca y Caza de Alaska y el Servicio Forestal de EE.UU. habían instalado como parte de un estudio en el lugar de la matanza.

Caso más atroz

La grabación muestra cómo los Renner se acercan a un agujero en la base de un árbol apuntando con un rifle y una pistola.

Primero disparan dos veces contra la osa que estaba hibernando.

Andrew y Owen Renner apuntando con dos armas a los osos.
Los Renner perdieron sus licencias de caza como castigo por matar a los osos. El padre pasará tres meses en prisión. Foto: SERVICIO FORESTAL EE.UU./DPTO. DE PESCA DE ALASKA

Aparentemente, los hombres no sabían que el animal estaba con dos crías, hasta que las oyen chillar.

Entonces disparan también contra los oseznos.

Los hombres sacaron los cuerpos y el hijo posó para una foto, que tomó el padre, levantando una pata del cadáver de la osa.

También le puede interesar: Ballenas, en la mira: amplían cuota de caza hasta 2023

En la grabación se le escucha a uno de los dos decir: "Nunca podrán vincularnos (con las matanzas)".

Y luego comenta: "Vamos donde queramos matar m*", de acuerdo a la transcripción de The Washington Post.

Los hombres no se dieron cuenta de que sus actos estaban siendo filmados y dos días después, volvieron al lugar de la caza para borrar las evidencias.

Además, pusieron los cadáveres de las crías en bolsas.

Andrew y Owen Renner poniendo en bolsas a los oseznos.
Dos días después de la matanza, los Renner volvieron a la guarida de los osos para borrar las evidencias. Foto: SERVICIO FORESTAL EE.UU./DPTO. DE PESCA DE ALASKA

Durante el juicio de los Renner, en enero, el fiscal general asistente de Alaska, Aaron Peterson, dijo que "cualquiera que cace en el estado debe saber que matar a una hembra con crías y luego matar a las crías para cubrir el hecho resultará en una pena significativa de cárcel y en la pérdida de los privilegios de caza".

Añadió que el caso de caza furtiva de los dos hombres era el "más atroz" que su oficina había visto.