El presidente chino Xi Jinping prometió que su país, el mayor contaminador mundial por gases de efecto invernadero, llegará a su máximo de emisiones en 2030 y luego comenzará a disminuirlas para alcanzar una huella de carbono cero en 2060, algo considerado como un gran paso al frente por ambientalistas.

Las metas son las más concretas jamás anunciadas por China, que genera un cuarto de las emisiones, consideradas culpables del alza de la temperatura.

En su discurso virtual ante la Asamblea General de la ONU, Xi renovó su apoyo al Acuerdo sobre el Clima de París y llamó a concentrarse en la protección del medio ambiente cuando el mundo se recupere de la pandemia de la covid-19.

El Acuerdo de París "resume los pasos mínimos que deben darse para proteger la Tierra, nuestra patria compartida, y todos los países deben dar pasos decisivos para cumplir este acuerdo", dijo Xi.

"Nuestro objetivo es tener un máximo de emisiones de C02 antes de 2030 y alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2060", afirmó.

Le recomendamos: Concentración de gases contaminantes en el planeta alcanza nuevo récord

"Llamamos a todos los países a buscar un desarrollo innovador, coordenado, verde y abierto para todos", añadió, y les urgió a "aprovechar las oportunidades históricas presentadas por una nueva etapa de la revolución científica y tecnológica y por la transformación industrial".

China había indicado en el marco del Acuerdo de París que sus emisiones llegarían a un máximo "alrededor" de 2030, antes de comenzar a bajar.

La Unión Europea ha presionado a China para que sea más ambiciosa adelantando la fecha a 2025, bajo el argumento de que cinco años son cruciales cuando el planeta está quedándose atrás en la lucha contra el cambio climático.

La contaminación por emisiones es uno de los mayores problemas que enfrenta el mundo. 

Joeri Rogelj, un experto en clima del Instituto Grantham del Imperial College de Londres, dijo que la promesa de Xi es "inesperada y sorprendente".

"El anuncio de China reajusta la ambición sobre la acción vinculada al cambio climático", señaló. Debido a la mala calidad del aire y al alza de la temperatura, China ha avanzando agresivamente para limitar la producción de carbón y sustituirlo por energías renovables.

El esfuerzo nacional contrasta con lo que sucede en Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump salió del Acuerdo de París negociado por su predecesor Barack Obama.

Trump considera que el acuerdo es injusto con trabajadores de las minas de carbón. Algunos estados del país como California mantienen ambiciosas metas climáticas pese a la decisión del gobierno federal.

Cambio de juego

Manuel Pulgar-Vidal, líder mundial de WWF para el clima y la energía, dijo que el presidente del país asiático envió una fuerte señal política de intención a otros países.

“Esto es potencialmente un cambio de juego. Al anunciar sus audaces intenciones ahora, China, como el mayor productor mundial de gases de efecto invernadero, está mostrando un liderazgo emergente en el cambio climático. La medida de China presionará a otros grandes países emisores para que también tomen medidas audaces. Hasta ahora, pocos países han presentado NDC mejoradas y ninguno de ellos es un gran emisor ”.

También fue bienvenida la afirmación del papel del Acuerdo de París en la acción climática global. “En un momento en el que se cuestiona el multilateralismo, fue un placer ver al presidente Xi instar a todos los países a tomar medidas decisivas para cumplir sus compromisos. La crisis climática no conoce fronteras, por lo que solo la acción colectiva garantizará que evitemos las peores consecuencias ”, dijo.

*Con información de AFP