Un total de cinco iniciativas tendientes a proteger los derechos de los animales harán trámite en el Concejo de Bogotá. Andrea Padilla, de la Alianza Verde, fue la encargada de radicar estos proyectos con los cuales busca que se tomen las acciones y normativas correspondientes en aras de favorecer a estos seres sintientes.

Uno ellos plantea una reforma al Código de Policía para hacer más eficientes y garantistas los procedimientos relacionados con la atención de casos de maltrato animal.

Otra de las propuestas apunta a fortalecer la educación en torno a los derechos de los animales, por esta razón, se buscará que los colegios públicos incorporen iniciativas y contenidos de protección de estos seres sintientes en todos los niveles educativos.

Le recomendamos: Radican dos proyectos de protección animal en el Congreso

De igual forma fue radicado un proyecto con el fin de lograr que las instituciones que se encargan de cuidar animales y sus hogares de paso sean formalizados y apoyados, con el propósito de que cuenten con las condiciones idóneas para la tenencia de los mismos. 

Por otro lado, la concejala trabajará en búsqueda de que se adopten normativas que permitan minimizar la realización de peleas de gallos, pues si bien el Concejo no tiene competencia para prohibirlas (solo lo puede hacer el Congreso), sí puede definir estrictamente las condiciones bajo las cuales se pueden realizar, situación similar a la que se registra con las corridas de toros.

La idea es entonces, establecer unas condiciones muy estrictas (por ejemplo, que tengan permiso de Coljuegos), con el objetivo de que se prácticamente imposible realizarlas y queden bajo vigilancia policial.

Uno de los proyectos busca minimizar la realización de peleas de gallos. Foto: Getty Images

El último proyecto apunta a que en las entidades públicas y actividades oficiales exista una oferta de alimentación sostenible, saludable y ética, es decir, libre de productos derivados de explotación animal. 

De aprobarse estas iniciativas, se sumarían a las que ya superaron su trámite en el cabildo como es el caso de las corridas de toros y la esterilización de animales.

Le sugerimos: Abandono de mascotas en Colombia, otra amenaza para la fauna silvestre

Hay otra iniciativa que ya está en trámite, que viene del año pasado y se retomará en 2021, es la que tiene que ver con la prohibición del comercio de animales vivos en plazas de mercado y de aves ornamentales en general.

Padilla dijo que los asuntos a los que se refieren los proyectos están relacionados con metas y programas del plan de desarrollo en los que han trabajado con la administración distrital.  

La pandemia no puede ser una excusa

Para la cabildante es claro que este tipo de iniciativas no se pueden frenar como consecuencia de la pandemia. "Lo peor que nos puede pasar es quedar secuestrados administrativa y presupuestalmente por el covid. No podemos convertir la pandemia en una excusa para olvidarnos de asuntos fundamentales, como la protección de la vida de los seres más indefensos, o permitirle al Estado que la use como cortina de humo para seguir evadiendo deudas históricas. Las reivindicaciones sociales y las nuevas agendas ciudadanas deben seguir en pie de lucha", manifestó. 

Durante la pandemia muchos animales callejeros han enfrentado muchas dificultades debido a la falta de aliemntación. Foto: CES

Para Padilla, este tipo de iniciativas son determinantes, pues el país está muy mal en materia de protección animal. "Ni siquiera ha nacido la política nacional que logramos incluir en el Plan Nacional de Desarrollo de Duque. Metimos una acción de cumplimiento, pero ya lleva más de un año de retraso. Además, aún hay gobernantes que miran el tema con desdén o se hacen los locos ante las exigencias de los ciudadanos".

Asegura que no hay medidas de protección de gatos y perros, el tráfico y comercio de animales silvestres sigue galopante, no han terminado de sustituirse los vehículos de tracción animal, los animales cautivos en zoológicos mueren de tristeza, hambre y soledad, los animales explotados para consumo carecen de toda protección, y la tortura de animales en prácticas de entretenimiento cruel todavía goza de protección, por dar solo unos ejemplos. Para Padilla, elevar a categoría constitucional los derechos de los animales sería un paso tremendamente importante.